Hemos probado el Tesla Model S 100D durante más de 1500 kilómetros y os vamos a contar nuestra experiencia con el vehículo. ¿Sirven de verdad para viajar los vehículos eléctricos? ¿merecen la pena los más de 120.000 euros que cuesta la unidad que hemos probado?

Diseño

El Tesla Model S es una berlina de grandes dimensiones. Tiene un tamaño similar al de un Audi A7 y roza los 5 metros de longitud. Supera las dos toneladas de peso, aunque esto depende del tamaño de su batería. Nuestra unidad llevaba la batería con mayor capacidad, 100 kW.

Su estética recuerda bastante a la de un Aston Martin Rapide. Aunque tiene un diseño muy característico sin ningún tipo de parrilla. Es el blanco de todas las miradas, sobretodo si lleva un precioso color azul profundo metálico valorado en 1.050 €.

Destacar los tiradores de las cuatro puertas. Salen cuando abres el vehículo y se cierran cuando cierras el vehículo o estás en marcha. Detalle más estético que aerodinámico.

La llave es otro aspecto diferencial de Tesla. Una réplica del vehículo. Sirve para abrir y cerrar el maletero trasero dando dos toques a la parte de atrás, para desbloquear el delantero tocando la parte delantera y para abrir y cerrar el vehículo completamente pulsando el techo de miniatura.

Equipamiento

El equipamiento de serie del Tesla Model S es el más completo del mercado. Incluye cámara de visión trasera, sistema multimedia con una pantalla de 17 pulgadas, control remoto desde la app del smartphone, internet ilimitado de por vida, asientos eléctricos con memoria, bluetooth, Spotify Premium, luces LED, asientos delanteros calefactados, portón trasero eléctrico, acceso sin llave, suspensión neumática, techo de cristal y llantas de 19 pulgadas.

Nuestra unidad incluía el llamado Paquete Premium, valorado en 5.300€. Incluye sistema de sonido mejorado, asientos calefactados para todos los pasajeros, volante calefactado y filtro HEPA de calidad médica con modo defensa frente a armas biológicas. 

Interior

Nuestra unidad contaba con el interior Blanco Premium. Que, además de modificar el color de los asientos que de serie ya son de cuero negro, cambia el color de parte de la consola central y el del recubrimiento del techo que es de alcántara.

Es un interior muy limpio, gobernado por una enorme pantalla de 17 pulgadas, sin apenas botones, con la salvedad de los botones de emergencia y de apertura de la guantera. Posee numerosos huecos, sobretodo en la consola central. Es un vehículo muy espacioso, pueden viajar hasta 5 adultos sin muchos problemas. Los asientos son de los más cómodos que hemos probado, aunque el cuero blanco se ensucia bastante.

Tesla es una marca americana. En el mercado estadounidense se priman otros aspectos antes que la calidad de los materiales. Por eso, aunque es un vehículo muy premium, tanto las calidades, como, sobretodo, los ajustes, no se corresponden al precio que tienen. Más si lo comparamos con sus rivales alemanes.

En carretera

El Model S 100D es un vehículo extremadamente potente. Con alrededor de 500 CV de potencia y par máximo instantáneo, la aceleración es apabullante. La primera vez que pisas el pedal a fondo, sientes una patada tremenda. El 0 a 100 km/h lo hace en poco más de 4 segundos. No he montado a nadie en el coche que no haya alucinado con su aceleración.

Una vez en marcha, es un vehículo que se siente mucho más ligero de lo que realmente es. No es un GTI, es un vehículo pensado para viajar de manera confortable, pero la sensación de tener debajo del pie una patada tan brutal le dan un toque deportivo.

Su habitad natural son las carreteras rápidas. A velocidades de crucero, ni pestañea. Sus casi 5 metros de largo no se notan a la hora de circular con el vehículo, pero si al circular por pequeñas urbes. Su dirección también nos ha gustado, con un volante totalmente redondo y con un buen tacto.

La suspensión neumática hace de él un vehículo muy polivalente. Además, tiene memoria, por lo que el vehículo recuerda el badén por el que pasas todos los días y cambia la suspensión cuando pasas por él.

El Autopilot lo revisaremos en profundidad en un próximo post. Es el sistema legal de conducción autónoma más avanzado del mundo. Lee las lineas de la carretera, cambia de carril, ajusta la velocidad, traza las curvas, todo sin la acción directa del conductor.

Precio

La gama Model S parte desde los 86.000 euros de la versión 75D sin ningún tipo de extra. Es un precio elevado, pero hay que tener en cuenta el amplio equipamiento de serie que trae.

Un BMW 540i xDrive con una aceleración y tamaño similares, parte de los 72.000 euros, sin extras, algo bastante costoso en las marcas premium alemanas. Además, homologa un consumo de 7 litros (10 en la realidad), por lo que el ahorro real en combustible equipararía sus precios.

Nuestra unidad costaba entorno a los 127.000 euros, tenía la batería de mayor capacidad y prácticamente todo el equipamiento disponible. 

¿Merece la pena? Ponemos el Tesla Model S 100D a prueba

La pregunta del millón es si estos más de 120.000 euros merecerán la pena. Esta versión totalmente equipada y con la mayor batería, tiene demasiada diferencia de precio respecto al modelo base con la batería de 75 kW, entorno a los 23.000 euros.

Si yo tuviera el dinero, me compraría el Tesla Model S 100D. Nos ha encantado. Es un vehículo espectacular, con un coste por kilómetro imbatible, muy cómodo, potente, con un diseño bien trabajado, con un equipamiento de serie de los mejores del mundo… El único «pero» que se le puede poner, son los ajustes del vehículo, pero para mí no es algo fundamental, se siente premium y eso es lo importante.

Si tu presupuesto es más «racional», te recomiendo la versión 75D sin ningún tipo de extra. Próximamente, haremos comparativas de gastos con vehículos de combustión, pero los 86.000 euros de partida nos parecen hasta razonables para el vehículo que es y lo que ofrece.