Land Rover ha anunciado el Range Rover Evoque 2019; que no es un restyling, y tampoco es un nuevo modelo. Se trata tan solo de una actualización de la gama, un paso previo al lanzamiento de la segunda generación que ya hemos visto en fotos espía y que, además, te mostramos en un render. En esta actualización tenemos, como novedad principal, nuevos motores más eficientes.

Se actualiza el equipamiento del Range Rover Evoque: llegan los faros LED adaptativos, y la misma tecnología de iluminación para los pilotos. Se mantiene la paleta de colores para el cinco puertas, pero llega el Phoenix Orange, en exclusiva, para el Range Rover Convertible. Así que, como decíamos, la clave en esta pequeña renovación está en los nuevos motores adaptados a la normativa Euro6.

Los nuevos motores del Range Rover Evoque, antes de estrenarse su segunda generación

Afrontando la recta final de su ciclo comercial, este ‘refresco’ del Range Rover se vende con cambio automático de ocho velocidades y tracción total; únicamente los diésel se pueden adquirir con caja de cambios manual, de seis velocidades, y tan solo el menos potente de estos se puede comprar con tracción delantera.

La gama de motores del Range Rover Evoque, con esto, se queda en las versiones: Td4 150 2WD, Td4 150 4WD, Td4 180 4WD y Si4 240 4WD. Tres versiones diésel y tan solo una de ellas gasolina; las dos primeras con 150 CV extraídos de un 2.0 litros de cuatro cilindros con 380 Nm de par motor máximo. El diésel más potente, con 430 Nm de par máximo y 180 CV.

La versión gasolina es también un 2.0 litros con cuatro cilindros, pero con 240 CV de potencia y 340 Nm de par motor máximo. En cuanto a los diésel, nuevamente, con consumos de 5,8 l/100 km para el tracción delantera, y 6,2 l/100 km para los otros dos. El gasolina, sin embargo, se va hasta los 8,6 l/100 km de media, y según homologación.