Llevando ya algún tiempo entre nosotros el Volkswagen Golf de octava generación, era hora de que llegase el nuevo Volkswagen Golf R 2020. Es decir, la versión más deportiva de esta generación, por encima incluso de los GTI y GTI ClubSport gracias a su motor 2.0 Turbo, del que se han extraído nada menos que 320 CV de potencia máxima. Pero eso no es lo único importante en él.

El nuevo Volkswagen Golf R 2020 tiene una estética más deportiva, la más deportiva de toda la gama con paragolpes específicos delante y detrás. Nuevas tomas de aire sobredimensionadas, carcasas de los retrovisores exteriores en cromo mate y diseños de llanta específicos, disponibles en 18 y 19 pulgadas. Además, un difusor aerodinámico y un alerón trasero diferenciado, así como las cuatro salidas de escape reales en dos parejas a cada extremo. Estéticamente las diferencias son claras.

320 CV y mecánica optimizada en el Volkswagen Golf R 2020

Pero además de lo estético, el nuevo Volkswagen Golf R 2020 trae mejoras importantes a nivel de mecánica. Como es habitual en los Golf R cuenta con tracción a las cuatro ruedas, pero mejorada respecto a la generación anterior. Ahora cuenta con diferencial trasero autoblocante de tipo vectorial, que le permite distribuir la fuerza no solo entre ejes, sino también entre las ruedas traseras. Esto, además de mejorar el giro forzando el sobreviraje, también permite disfrutar de derrapes controlados haciendo uso del nuevo modo Drift. Y junto esto contamos con el subchasis delantero de aluminio aligerado en 3 kg, y más rígido, como en el GTI de octava generación.

También, el nuevo Volkswagen Golf R tiene una caída negativa de 1 grado y 20 minutos en las ruedas delantera, que es algo más que el GTI y similar al GTI ClubSport, y su carrocería se ha reducido en 5 mm de altura frente al GTI. Esto supone una diferencia de 20 mm con respecto a las versiones estándar del Golf, además de que la rigidez de la suspensión se ha incrementado con respecto al Golf R de anterior generación. Y junto a todo esto, a nivel de mecánica, contamos con una dirección con sistema mecánico de desmultiplicación variable, el mismo que en los GTI y GTI ClubSport, y los frenos delanteros con pinza flotante y discos de doble pieza con 357 mm.

El nuevo Volkswagen Golf R cuenta con los habituales modos de conducción Comfort, Sport, Race e Individual, accesibles desde la tecla R en el volante, y desde la pantalla táctil, y si instalamos el paquete R Performance dispondremos además del modo Special, que configura el vehículo de manera específica para el circuito de Nürburgring. Este paquete añade también el modo Drift que, como su propio nombre indica, está ideado para permitir el derrape de una manera controlada.

Si todo esto se nos queda corto, también está disponible el sistema de escape de titanio de Akrapovič, de tan solo 7 kg y con sonido regulable. En el paquete R Dynamic, además del alerón trasero más grande, y con una mayor carga aerodinámica, contamos con las llantas de 19 pulgadas. Y por dentro, como siempre, tenemos todo tipo de diferencias a nivel de volante, de pedales, de palanca de cambios y de asiento que lo hacen, como ocurre con su diseño exterior, el Golf más llamativo.