Volvo arrancó la renovación de su catálogo al completo con el Volvo XC90, su SUV más grande, estrenado en el año 2015. La próxima generación de este modelo se lanzará en 2022, y poco a poco vamos conociendo información sobre él. Por ejemplo, que no habrá motores diésel en su oferta mecánica, y que la sueca recurrirá en su lugar solo a híbridos gasoliana y 100% eléctricos.

Poco a poco, Volvo va a ir deshaciéndose de los diésel. Ya han llevado a cabo este importante paso con el Volvo S60 2019, y su primer 100% eléctrico será el XC40. Desde Volvo han comentado que ‘hay que priorizar, no se puede tener todo’. Y respecto a esto, si quieren ser más rápidos en la electrificación hay que empezar a descartar los diésel.

Volvo abandonará todos los diésel, empezando por el XC90 2022

Volvo va a dejar de incluir motores diésel en todos sus nuevos modelos, y parece que el XC90 2022 será el primero que cumpla con esto. Para introducirse en esta electrificación la clave son las plataformas sobre las que estén desarrolladas sus vehículos, para permitir la introducción de mecánicas híbridas, así como sistemas de propulsión 100% eléctricos. Esto reduce costes y simplifica el desarrollo, en lugar de usar dos plataformas como algunos de sus competidores.

El Volvo XC90 2022, según han adelantado desde la propia marca, estará desarrollado sobre la plataforma SPA2, una evolución de la Scalable Product Architecture de la que a disponen, que permitirá contar con mecánicas híbridas gasolina, así como versiones 100% eléctricas.

Pero mientras esto llega, el Volvo XC90 tendrá un restyling sobre su generación actual en 2019. La nueva generación debería estrenarse en 2021, pero su comercialización no arrancará hasta el año 2022. Volvo ha estudiado también la opción de apostar por la pila de combustible, pero parece que han descartado decantarse por el hidrógeno.

fuente