Tras la prueba que realizamos del Tesla Model S 100D, el cual tiene un precio de partida superior a los 100.000 euros, comentamos que la opción más coherente sería adquirir la versión de acceso, el Model S 75D. Hoy comparamos el Tesla de acceso con un BMW de similares características, el BMW 540i xDrive. Tesla es una marca premium, por lo que hay que comparar sus vehículos con otros de marcas premium.

Características

Ambos modelos son berlinas de grandes dimensiones y diseño deportivo. Realizan el 0 a 100 en menos de 5 segundos y hemos elegido la versión xDrive del 540i ya que Tesla ha dejado de fabricar el Model S con tracción trasera.

El Model S 75D es un vehículo con tracción total, batería de 75 kW de capacidad y una potencia conjunta de los dos motores eléctricos de alrededor de 335 CV. Mientras que el 540i xDrive cuenta también con tracción total, un motor de 6 cilindros y una potencia de 340 CV.

El 75D realiza el 0 a 100 en 4.4 segundos y el 540i xDrive en 4.8 segundos. El eléctrico aquí tiene todas las de ganar por su par máximo instantáneo.

Precio base

Sin equipamiento extra, en sus versiones base, el BMW tiene la delantera. El BMW 540i xDrive se puede adquirir desde 71.850 euros, mientras que el Tesla Model S 75D parte de los 86.000 euros.

La diferencia inicial es de unos 14.000 euros. Es evidente, que el precio de las baterías todavía no ha bajado, pero en los próximos años este precio debería ser mucho más parejo.

Equipamiento

Aquí Tesla le lleva la delantera a absolutamente todas las marcas. A destacar: cámara de visión trasera, GPS, internet ilimitado, asientos eléctricos, luces LED, asientos delanteros calefactados, portón trasero eléctrico, suspensión neumática, techo de cristal y llantas de 19 pulgadas. Por lo que no le añadiremos ningún equipamiento al Model S 75D.

Si intentamos equiparar el BMW 540i xDrive el precio del vehículo aumenta en casi 7.000 euros. Ya sabemos que las marcas europeas pecan de falta de equipamiento de serie. Aunque se entiende menos en un vehículo de más de 70.000 euros.

Coste cada 100 kilómetros

El Model S declara unos consumos medios de 20 kWh cada 100 kilómetros. Mientras que el BMW 540i xDrive declara un consumo medio de 7 litros de gasolina cada 100 kilómetros, dato bastante optimista dada la potencia del vehículo de combustión.

Para calcular el precio cada 100 kilómetros vamos a darle toda la ventaja posible al vehículo de combustión. Consideramos que el Tesla Model S 75D no tenga acceso ilimitado a los Superchargers de manera gratuita y recargue en la tarifa más cara posible. El precio del kWh en los Superchargers de España es de 0.24 euros, lo que nos daría un precio de 4.8 euros cada 100 kilómetros.

Un consumo real de entorno a 10 litros cada 100 kilómetros del 540i xDrive y un precio medio de la gasolina sin plomo 95 en España a día de hoy de 1.272 euros por litro, nos dan como resultado un coste cada 100 kilómetros de 12.72 euros cada 100 kilómetros.

¿Cuál es más rentable?

La diferencia de precio entre ambos vehículos, una vez sumados todos los extras en el BMW, es de 7.150 euros a favor del modelo alemán.

El coste cada 100 kilómetros, aún en las peores condiciones, es 8 euros cada 100 kilometros más caro en el BMW. Para amortizar la diferencia de precio entre ambos vehículos tan sólo habría que recorrer 90.000 kilómetros. Si realizases 20.000 kilómetros al año, amortizarías la diferencia en 4 años y medio.

Esta comparativa ha sido realizada exclusivamente con los precios de los vehículos y su gasto de combustible. Si hubiéramos incluido revisiones, privilegios de los vehículos eléctricos y otros gastos, la diferencia se amortizaría mucho antes.

Además, si te compras un vehículo eléctrico, lo normal es que lo cargues en casa y que puedas acceder a los Superchargers gratis. Por lo que en condiciones normales, el coste cada 100 kilómetros en un coche eléctrico suele rondar el euro. Si la diferencia cada 100 kilómetros fuese de alrededor de 11 euros, en poco más de 60.000 kilómetros amortizarías el Model S.