La temperatura de un coche, del motor, debe estar en 90 ºC, aproximadamente. Si la temperatura es inferior deberíamos esperar a que se caliente, para no dañar el motor y otros componentes mecánicos; y si sube la temperatura por encima de lo normal, entonces tenemos un problema. Puede deberse a diferentes averías, y debemos tener en cuenta varios aspectos.

Si llevamos un correcto mantenimiento del vehículo, cumpliendo con los plazos de las revisionesno deberíamos encontrarnos nunca con un problema de este tipo. Queda una posibilidad: el radiador del coche puede haberse ensuciado y es posible que, por lo tanto, esté teniendo problemas para funcionar con normalidad. Sobre todo en vehículos que, de normal, circulen por campo y caminos de tierra. Estos problemas pueden afectar al termostato, que en mal estado bloquea el paso del líquido refrigerante hacia el radiador.

Por qué puede subir la temperatura del coche, y qué debemos hacer si esto ocurre

Puedes hacer varias comprobaciones en el caso de que la temperatura del coche sea demasiado elevada; la primera de ellas sobre la manguera superior del radiador. Si la tocamos y está a temperatura ambiente, entonces tenemos (casi con total seguridad) un problema en el termostato que está impidiendo una correcta refrigeración del motor. Ahora bien, también podría deberse al radiador.

El radiador de un vehículo tiene un electroventilador, o varios, que se activan cuando el motor se calienta en torno a los 94 ºC de temperatura. Si el electroventilador no se activa, el problema puede deberse a un fallo en el termocontacto que activa este sistema de refrigeración.

Pero puede haber otros problemas que lleven a que el motor se caliente demasiado; por ejemplo, que haya poco líquido de refrigeración, o incluso nada, por otro tipo de problemas. Por ejemplo: ¿has escuchado burbujeo en el motor? Si es así, efectivamente hay algún tipo de problema con el líquido refrigerante, que puede deberse a diversas causas.

Lo mejor, cuando el coche se calienta por encima de lo debido, es que acudamos al taller con la mayor urgencia posible, si no tenemos los conocimientos adecuados. Si el motor funciona por encima de la temperatura indicada, fácilmente podemos provocar una avería mayor y, sobre todo, más cara de resolver.