Si estás aquí es porque, al apagar el motor de tu vehículo, has podido escuchar algo así como un burbujeo en la parte delantera, bajo el capó. Un sonido que parece algún tipo de líquido hirviendo, y que se puede percibir perfectamente desde el interior del coche, desde el puesto de conducción, igual que desde fuera. Es breve, pero ocurre cada vez que apagamos el motor. ¿Sabes qué puede estar pasando?

Las averías mecánicas se deben consultar con un mecánico, alguien especializado en estos temas. Más aún cuando son averías a las cuales no sabemos encontrar el origen exacto, y cuando su solución es compleja o escapa de nuestros conocimientos. En cualquier caso, si has escuchado burbujeo que proviene, o parece provenir del motor del coche, podemos darte algunas indicaciones sobre el posible problema.

¿Escuchas el burbujeo? Seguramente sea un problema del sistema de refrigeración

Antes de nada, con el motor completamente frío, y evidentemente el vehículo apagado, es recomendable revisar el líquido de refrigeración. Lo más probable es que te encuentres con un vaso de expansión casi vacío, a no ser que hayas echado líquido recientemente. Esto, o con líquido sucio: el líquido de refrigeración ha podido volverse marrón, o sencillamente oscurecerse.

Si algo de esto coincide con lo que ves en el ‘motor’ de tu coche, bajo el capó, en el vaso de expansión, entonces, efectivamente hay algún problema con el sistema de refrigeración. Pero puede ser algo tan sencillo como una fuga en el circuito de refrigeración, o tan complejo (y caro de resolver) como algún problema con la junta de la culata.

Antes de seguir circulando con el vehículo con escasez de líquido refrigerante, ante todo, echa líquido en el vaso de expansión para que el circuito no se quede vacío y no suba la temperatura por encima de lo recomendable. Lo mejor sería que vayas al taller, pero puedes revisar otras cosas como, por ejemplo, lo siguiente:

  • Una vez rellenado ¿sigue perdiendo líquido refrigerante?
  • Revisando el aceite del motor ¿hay algo parecido a ‘mayonesa’?
  • ¿Has notado una pérdida de potencia?

Estas anteriores son preguntas que puede hacerte el mecánico en el taller. La intención es comprobar que se trate de una fuga en el circuito de refrigeración, por ejemplo, o algún problema relacionado con el radiador o el termostato, o si bien se trata de, como decíamos, una avería en la junta de la culata. Cuidado, a partir de aquí, con seguir haciendo kilómetros sin visitar el taller, y con dejar de prestar atención a la temperatura.