La goma del limpiaparabrisas se va desgastando con el tiempo y va perdiendo efectividad. Ahora bien, si te preguntas cada cuánto tiempo cambiar los limpiaparabrisas, en realidad no hay un plazo exacto sino que más bien tienes que hacerlo cuando empiezan a hacer ruidos extraños, comienzan a funcionar a saltos o cuando dejan un rastro de suciedad. Estos son los síntomas inequívocos de que han perdido efectividad y que, por lo tanto, ha llegado el momento de cambiarlos.

En tan solo un año, de media, nuestros limpiaparabrisas hacen en torno a medio millón de barridos. Esto hace que la goma se vaya desgastando poco a poco, aunque el propio sol también acelera el desgaste del caucho. La exposición al sol hace que las gomas de los limpiaparabrisas vayan endureciéndose poco a poco y agrietándose; además, hay otros muchos elementos que ayudan a que vayan perdiendo efectividad. El polvo, la suciedad, el salitre y la arena, por ejemplo, también hacen que este caucho se deteriore y que, por lo tanto, los limpiaparabrisas cada vez funcionen peor por el mal estado de la goma.

limpiaparabrisas coche 2

Cuándo se deben cambiar los limpiaparabrisas: los síntomas de desgaste que te lo indican

No hay una respuesta precisa a cada cuánto tiempo cambiar las gomas de los limpiaparabrisas porque, en realidad, no es cuestión de tiempo sino de desgaste. Lo que sí debes tener en cuenta es que es recomendable cambiarlas antes de la época de lluvias, o de nevadas, porque es el momento del año en que nos serán de mayor utilidad. Así que es importante llegar a esta época del año con las gomas del limpiaparabrisas en buen estado. En cualquier caso, como avanzábamos, a lo que debemos atender es a que hayan perdido efectividad por el desgaste de las gomas. Y en este sentido son varios los síntomas que vamos a poder apreciar.

Cuando activas ‘los limpia’ es posible que notes un ruido extraño en el barrido. Esto ocurre porque el caucho de los limpiaparabrisas se ha ido endureciendo con el paso del tiempo y por tanto no desliza de forma tan suave como debería, sino que se queda ‘pillado’. Si ocurre esto, evidentemente estamos ante un síntoma de que ya es momento de cambiar las gomas. Pero además, también es posible que notemos que funcionan a saltos, como si dejasen algunas zonas del cristal sin barrer o sin limpiar, exactamente por el mismo motivo que comentábamos anteriormente. Si pasa esto, entonces, es claramente el momento de cambiarlos para que vuelvan a funcionar correctamente.

Pero hay otros síntomas, como que al activar los limpiaparabrisas dejan suciedad en forma de manchas de humedad o rayas, por ejemplo. Esto puede ocurrir porque el caucho se haya agrietado a causa del desgaste, o porque los brazos hayan perdido sujeción y, al ocurrir esto, no estén haciendo la suficiente presión sobre el cristal de nuestro coche. Sea por el motivo que sea, de nuevo se trata de un síntoma evidente de desgaste. Y si no estamos seguros, siempre podemos levantar el brazo del ‘limpia’pasar el dedo por la goma. Si notamos rugosidad o cortes, entonces podemos tener por seguro que la goma está excesivamente desgastada y que deberíamos cambiar los limpiaparabrisas lo más pronto posible.