Sobre el nuevo Volkswagen Polo, que reemplazará al restyling de 2014 sobre la cuarta generación lanzada en 2009, cada vez son más las nuevas filtraciones que desvelan detalles sobre su diseño exterior, mecánica e interior. Y en esta ocasión no sólo se han dado a conocer detalles sobre los motores con que llegará el nuevo Polo, sino también en torno al SUV que se basará en él.

El Volkswagen Polo 2017, la quinta generación del modelo urbano por encima del recién renovado Up!, se construirá sobre la plataforma modular MQB y, evidentemente, tendrá un diseño completamente nuevo. Respecto a la línea actual no se esperan enormes cambios, pero sí veremos una línea influenciada por el Passat y el Tiguan, como es evidente, que también estará en el próximo Touareg. Es decir, un capó de línea más suave con la parrilla frontal de dimensiones más contenidas, y marcando una línea más sobria con los faros partiendo desde la propia parrilla. Esto incluye, también ópticas más estilizadas en la parte frontal.

El Volkswagen Polo, y un año después el SUV basado en él

Volkswagen quiere más SUV en su catálogo, y recientemente mostraba un crossover basado en el Golf y otro SUV basado en el Polo, pero aún lo único oficial que hay son prototipos. Esta filtración, sin embargo, comienza a señalar como fecha de lanzamiento el año 2018, es decir, un año más tarde que la versión estándar del Polo, con sus carrocerías de 3 y 5 puertas y sus diferentes versiones gasolina y diésel. En este sentido, por cierto, se esperan del SUV motores gasolina y diésel sobrealimentadas con turbo desde 1.0 a 1.5 litros de cubicaje. Y cómo no, también con tracción total como configuración opcional, con el sobrecoste correspondiente.

En términos de habitabilidad, hablan de más espacio interior y mayor maletero, algo muy cercano a pequeños crossover como el Nissan Juke, el Renault Captur y el Peugeot 2008. En cualquier caso, todavía son pocos los detalles que se conocen, y algo pronto para fiarse al cien por cien de los datos filtrados.