El Hyundai Bayon ha llegado para cubrir el hueco que dejó el Hyundai i20 Active, que ha dejado de existir en la gama del nuevo Hyundai i20. Es una opción de SUV urbano, o al menos así es como lo ofrece la marca coreana. La realidad es que cuando te subes en él descubres que es, más bien, un crossover urbano. Es decir, que mantiene ese enfoque que tenía el i20 Active de ser un turismo ‘levantado’y con una buena altura libre al suelo-, pero con un puesto de conducción más bajo que el habitual en un SUV.

Sobre el papel, el Hyundai Bayon y el Hyundai Kona son más parecidos de lo que son, en realidad, cuando conduces uno y otro. Quizá la mayor diferencia está en ese punto: aunque el Bayon se comercializa como un SUV –y sí, vale, lo es-, la verdad es que en la conducción tenemos más sensaciones de crossover que de SUV. ¿Es esto importante? Pues, en realidad, sí que lo es, porque la conducción es más agradable y más precisa. Ahora bien, si te gusta conducir en una posición elevada, es probable que encaje más contigo el Hyundai Kona.

El Hyundai Bayon tiene todo lo bueno del i20 y del Kona

En su diseño exterior, el Hyundai Bayon tiene algunos de los rasgos clave del nuevo Tucson, y algunas otras influencias del Kona. Y las ‘gracias’ de un coche urbano y juvenil como son, por ejemplo, las configuraciones con dos pinturasuna para la carrocería y otra para el techo-. Y en la parte trasera, sin embargo, para el Hyundai Kona se ha optado por un estilo alternativo que toma ejemplo, más bien, del nuevo Hyundai i20. Un coche que, te guste o no te guste, rebosa personalidad. Afortunadamente hay marcas, como Hyundai, que siguen atreviéndose a tomar un camino distinto al del grueso del mercado.

Pero lo más interesante del Hyundai Bayon está en el interior. Aquí sí, todo viene del Hyundai i20, y eso es algo realmente positivo. ¿Por qué? Porque, aunque Hyundai utiliza mucho plástico negro, de aspecto sencillo, construye sus interiores con una buena calidad y un aspecto correcto. Pero, sobre todo, porque son capaces de hacer vehículos con un planteamiento práctico y además con un equipamiento tecnológico que deja en ridículo al grueso del mercado. Para tener las dos pantallas de grandes dimensiones hay que irse a versiones algo más caras, claro que sí, pero al menos la opción está disponible y son tecnologías que funcionan de maravilla.

Y el otro punto fuerte, cómo no, está en el amplio espacio en las plazas traseras. Esto –casi- sobra comentarlo porque Hyundai suele hacer todos sus modelos con un destacable espacio en las plazas traseras. Pero hay que destacarlo también porque, aunque el Hyundai Bayon es un modelo de dimensiones muy reducidas, cada centímetro de su interior está aprovechado de la forma perfecta para que vayamos cómodamente en él. Salvo en la plaza central trasera, evidentemente, por algo tan sencillo como que no hay espacio para que un adulto pueda viajar aquí de forma especialmente cómoda.

Frente al Hyundai Kona, que ofrece 374 litros de capacidad de maletero, en el Hyundai Bayon disponemos de 411 litros de maletero. Así que también aquí, en el maletero, la marca coreana ha sabido aprovechar el espacio de una manera excelente para que el coche, aunque esté pensado para el uso urbano, ofrezca unas cifras realmente buenas. Este punto, de hecho, es posible que a muchos les anime a mirar hacia el Bayon y olvidarse del Kona.

El punto débil del Hyundai Bayon (y fuerte del Kona) son sus configuraciones mecánicas

Pero hay un aspecto en el que el nuevo Hyundai Bayon se queda indudablemente por detrás del Kona. Mientras que el Kona dispone de versiones gasolina, diésel, híbrida y eléctrica, el Hyundai Bayon tiene una gama de motores y mecánicas que es bastante más sencilla. Un motor atmosférico y dos turboalimentados de 100 y 120 CV, que son las que personalmente te recomendaría. Y en concreto, las mild hybrid con sistema de 48V y con la etiqueta ECO.

La que probé es la 1.0 TGDi 120 CV MHEV; es decir, la versión más potente, con cambio automático –de doble embrague- y con micro hibridación. Una configuración en la que tenemos potencia más que suficiente –la versión de 100 CV me parece también correcta-, en la que tenemos las ventajas de la etiqueta ECO y en la que, a priori, deberíamos tener unos consumos contenidos. Sin embargo, durante esta prueba del Hyundai Bayon he podido comprobar que es un modelo –y un motor- con el que fácilmente podemos hacer 7 L/100 km en uso mixto. Un consumo algo elevado, para mi gusto.

El inconveniente está en que es un motor pequeño y con elevada potencia. Y esto hace que sea bastante sensible. En uso urbano los consumos se mantienen algo elevados, y eso es lo que afecta al resultado del combinado, mientras que en autopista es capaz de bajar a 6 L/100 km, e incluso menos, sin ningún tipo de problema.