El nuevo Opel Grandland 2022 es, en realidad, un restyling del Opel Grandland X. Se ha eliminado la ‘X’ de la denominación del modelo, que se estrenó en el año 2017, y se ha aprovechado para introducir en él una importante lista de cambios estéticos. No solo se ha renovado su diseño exterior, manteniendo intactos los 4,48 metros de longitud de su carrocería, sino que también su interior se ha actualizado.

Además de haber cambiado su nombre, y en lugar de denominarse Grandland X ahora pasa a llamarse Opel Grandland, ha evolucionado en su diseño tomando como referencia al Mokka de última generación. Este nuevo lenguaje de diseño lo estrenó el Mokka, pero también es el que va a estar presente en el nuevo Opel Astra. Y esto significa que la parrilla es más delgada y acabada en negro brillante, por ejemplo, además de que los faros con tecnología LED están perfectamente encajados y como si fueran una única pieza.

Nuevo diseño en el Opel Grandland 2022

En este cambio del diseño frontal hay una importante evolución: ahora los faros son siempre LED, pero Opel ha optado por introducir un sistema de iluminación LED básico y los IntelliLux LED Pixel Light como sistema de iluminación de gama alta. Se trata de un sistema de iluminación LED opcional que cuenta con tecnología matricial compuesta por 84 diodos LED para cada faro. Esto es lo que permite que el haz de luz sea adaptativo.

Además de esto anterior, el Opel Grandland 2022 añade la tecnología Night Vision. Este sistema de visión nocturna, basado en una cámara de infrarrojos, es capaz de detectar a 100 metros de distancia –como máximo y por delante- tanto a personas como a animales. Si detectase algo así, se señalaría su presencia en el cuadro de instrumentos. Un cuadro de instrumentos, por cierto, que es digital y de 12 pulgadas. Y junto a él, una pantalla multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay que puede llegar hasta las 10 pulgadas de diagonal. Mantiene los controles físicos para el sistema de climatización.

En el equipamiento tecnológico, el Opel Grandland 2022 añade también el sistema Highway Integration Assist, que es un programador de velocidad activo con sistema automático de mantenimiento en carril. En definitiva, los cambios se han centrado en el diseño, en el equipamiento tecnológico y en la modernización del modelo. Los motores, sin embargo, se mantienen igual con una gama compuesta por opciones diésel, gasolina e híbrida enchufable.