Ya han empezado a entregarse las primeras unidades del Tesla Model 3 Performance, el nuevo modelo de Tesla basado en el Model 3 pero que incorpora tracción a las cuatro ruedas gracias a la incorporación de un sistema de doble motor así como una orientación más pensada a la conducción deportiva. Los compañeros de Motor Trend ya han podido hacerle una pequeña toma de contacto y esto es lo que nos han contado.

Tesla Model 3 Performance: más de 450 cv

Una de las primeras cosas que han hecho ha sido meter el Tesla Model 3 Performance en un banco de potencia y poder saber así cuál es el máximo empuje que es capaz de desarrollar el nuevo juguete de Tesla. La prueba ha arrojado más de 450 cv, en concreto 456 cv, lo que no está nada mal ya que lo pone por encima de pesos pesados del segmento como por ejemplo el BMW M3 (430 cv) o el Audi RS4 (450 cv).

En cuanto a las prestaciones, estas son las que había anunciado Tesla y de las que os hablamos el otro día. Así el 0 – 60 mph (96,5 km/h) lo ha completado en 3,5 segundos, imponiéndose incluso a rivales con más potencia. Y es que eso es una de las grandes ventajas de los motores eléctricos en cuanto a tracción y empuje disponible desde parado.

Aunque el equipo de frenos Brembo es, sobre el papel, superior al del Model 3 básico, no han podido realizar pruebas de frenado debido a los pocos kilómetros de la unidad que les han prestado, por lo que tendrán que esperar hasta volver a contar con una nueva unidad de prensa.

Por otro lado, Motor Trend criticaba algunos puntos que también han sido valorados como aspectos negativos por los primeros propietarios de los Model 3 Performance. Por ejemplo, la ausencia de elementos estéticos diferenciadores tales como una defensa nueva o con un lip inferior, taloneras, difusor trasero, etc. Bien es cierto que cuenta con llantas de 20 pulgadas, pinzas de freno rojas y alerón en carbono, pero no hay muchos más cambios.

En el interior ocurre lo mismo y únicamente incluye como opción pedales de aluminio. Pero por ejemplo los asientos no difieren de los de un Tesla Model 3 normal, algo que puede ser contraproducente en conducción en circuito cuando se necesite una mayor sujeción para el cuerpo. Estos elementos quizás podrían ser normales en la versión de doble motor, pero quizás el sobre coste de la versión Performance debería apreciarse de una forma más nítida.