Hay ciertos aspectos relativos a la mecánica de tu vehículo que debería revisarlos un experto, pero para ciertas cosas no hace falta pasar por el taller. Y no pasar por el taller, en este tipo de casos, supone ahorrar dinero y tiempo, además de que, si lo hacemos correctamente, conseguiremos que la salud de nuestro vehículo sea mejor sin apenas esfuerzo.

Nos referimos, principalmente, a la comprobación de ciertos elementos y componentes de desgaste, tanto relacionados con los frenos como con la iluminación, la seguridad o, cómo no, los propios neumáticos. Esto es lo que tú mismo, cada cierto tiempo, deberías revisar

Todos sabemos qué es la revisión del coche y, más o menos, en qué cosiste. Pero la mayoría de los conductores desconocen que ellos mismos deberían hacer una revisión periódica sobre ciertos elementos de desgaste con la intención de mantener una buena salud mecánica del vehículo. De esta forma, además de que nos ahorraremos un importante dinero, también evitaremos que surjan problemas inesperados, sobre todo cierto tipo de averías.

Y en este sentido, uno de los elementos cruciales que deberíamos revisar son los líquidos del vehículo. Principalmente, el aceite del motor, que también lo revisarán en el taller pero es bueno mirar cada cierto tiempo cómo está el nivel, y acudir al taller si fuera necesario o cambiar el aceite nosotros mismos.

Esto es lo que tú mismo deberías revisar en tu coche cada cierto tiempo, si no quieres tener problemas con las averías más típicas

Además del aceite del motor, y siguiendo con los líquidos, deberíamos revisar el líquido del limpiaparabrisas para evitar que, cuando más necesario sea, no podamos quitar toda la ‘basura’ que queda en el cristal. Por supuesto, es importante también revisar el líquido de freno por seguridad.

Pero por este mismo motivo, por seguridad, deberíamos también tener presente que las luces son fundamentales: tanto las de freno como las de posición, antinieblas, largas y de cruce. Si no las llevamos correctamente, ni veremos nosotros ni nos verán correctamente, y por supuesto nos pueden poner una multa, además de que en la ITV nos pondrán pegas para el resultado positivo.

Y siguiendo con los elementos de seguridad, el cinturón de seguridad (que sí, es efectivo) podemos revisarlo nosotros mismos echando un vistazo a los anclajes. Y en caso de encontrar desgastes anómalos, o un mal funcionamiento, es uno de los elementos que deberíamos sustituir con urgencia para evitar problemas en caso de accidente de tráfico, puesto que sabemos que sin él, el airbag es más bien un arma mortal.

Por otro lado, también es crucial llevar un buen mantenimiento de los neumáticos, tanto en lo relativo a su desgaste, comprobando que el dibujo tenga 1,6 milímetros como mínimo, como en lo relativo a la presión. Y en este último sentido, se recomienda revisar la presión cada 15 días, y excepcionalmente antes y después de un largo viaje.