La salida de fábrica de la unidad 375 del McLaren P1, ha supuesto el punto y final a la producción de unos de los superdeportivos más impresionante y rápidos de los últimos años. Esta última unidad del McLaren P1 luce un acabado en color naranja nacarado, con varios detalles en fibra de carbono, como el difusor y algunos faldones.

Fabricar un McLaren P1 tomaba 17 días en promedio

McLaren P1

Para el interior, se han añadido algunos detalles únicos del fabricante inglés, como el acabado en negro brillante para algunas zonas del salpicadero como el panel que rodea el cuadro de mandos o las salidas de aire. Por otro lado, los asientos deportivos ligeros, con base fabricada en fibra de carbono cuentan con un tapizado de Alcantara en color negro que contrasta con el hilo de las costuras de color naranja. Este mismo contraste también lo encontramos en las costuras del volante.

Para conmemorar el fin de la producción, han querido fotografiar al último McLaren P1 fabricado junto con el primero, una unidad de color Plata Hielo.

McLaren P1

Lo cierto es que el McLaren P1 ha sido un gran éxito para el fabricante británico, en palabras del CEO de McLaren, Mike Flewitt, este coche ha logrado más de lo que ellos mismos esperaban de él. Cuando llegó hace ya unos 3 años, supuso una revolución para la nueva generación de superdeportivos que han ido apareciendo tras él McLaren P1.

McLaren P1

Debemos recordar que el McLaren P1 utilizaba un sistema de propulsión híbrido, compuesto por un motor V8 de 3.8 litros biturbo y un motor eléctrico, que, combinados, entregan una potencia total de 916 cv y 910 Nm de par. Estas cifras dotan al McLaren P1 de unas prestaciones de infarto, pudiendo acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, de 0 a 200 km/h en 6,8 segundos y alcanzando los 300 km/h saliendo desde parado en 16,5 segundos. Su velocidad máxima es de 350 km/h.