En estos días hemos tenido filtraciones varias de él, el Mazda CX-9. Estamos ante un SUV grande, un modelo de 7 plazas que por desgracia no llegará a España. Este año, olvídate, ni disponibilidad limitada ni absolutamente nada, porque tendremos que limitarnos a ver cómo Mazda se asienta con paso firme sobre el segmento premium en este tipo de vehículos.

Con el Mazda CX-9, la firma ha dejado patente que quieren un SUV premium con el que sus propietarios disfruten a todos los niveles. Y aunque más pequeño que el modelo de generación anterior, su batalla crece 55 milímetros y su habitabilidad mejora notablemente. A nivel diseño, como se puede ver en las fotografías, basándose en el Koeru Concept tenemos una línea deportiva y futurista. Sin duda, el Mazda CX-9 destaca en su segmento por la línea exterior y su diseño interior, así como por sus materiales y acabados.

Relacionado: El nuevo Mazda CX-9 no llegará a Europa, por desgracia

El Mazda CX-9 no es un “7 plazas” cualquiera

Por supuesto, tenemos materiales premium como la madera Rosewood, el aluminio satinado -y pulido- y la piel Nappa. En este sentido, el CX-9 de Mazda cuida el detalle de calidades has el milímetro. Pero no queda ahí, porque también tenemos una pantalla TFT de 4,6 pulgadas que protagoniza el cuadro de instrumentos, la tecnología Mazda Connect, sonido HiFi firmado por Bose, climatizador de tres zonas, ajuste completo eléctrico y todo tipo de asistencia para el aparcamiento. Viene repleto de tecnología para la seguridad, como el frenado automático de emergencia, control crucero, control de ángulo muerto y asistencia de carril.

A otro nivel, el Mazda CX-9 monta los motores SKYACTIV Turbo con 2.5 litros250 cv de potencia para prestar un par máximo de 420 Nm. Una interesante mecánica que cuenta con cambio automático de seis velocidades. Más interesante, sin embargp, es que la presión del turbo varía con las revoluciones del motor.

Quizá también te pueda interesar…