Sobre la plataforma MQB A0, del Grupo Volkswagen, la matriz de la multinacional tiene a este Volkswagen Polo 2018, y ‘la española’ tiene al renovado SEAT Ibiza. Esta vez nos hemos puesto a los mandos de la última generación del Polo, que trae cambios importantes a pesar de que, fiel a su filosofía, Volkswagen se ha mantenido algo continuista en el diseño exterior del modelo.

La plataforma del nuevo Polo ha permitido a la marca mejorar sus cotas interiores, y es algo perfectamente notable tanto en las plazas delanteras como en las posteriores. Se nota también en la línea exterior del subcompacto, pero sobre todo por sus nuevas ópticas en el frontal y la zaga, con una estética más aplomada, adulta y deportiva.

Un Polo cada vez más Golf

Como ya sabrás, hacemos todas las pruebas de coches en vídeo, y esta prueba del Volkswagen Golf 2018 no es una excepción. Pero en este artículo no podíamos dejar de contarnos que el nuevo Volkswagen Polo tiene, como clave de su evolución respecto a la generación anterior, que cada vez está más cerca del Volkswagen Golf. Tanto por medidas exteriores e interiores como por tecnología, donde ha dado un importante salto, como en aptitudes en la conducción.

A nivel tecnológico, que es otro aspecto destacable, podemos añadir al equipamiento el cuadro de instrumentos digital acompañado de una pantalla táctil más grande que nunca en un Polo. Con controles gestuales y un panel que no solo se ve perfectamente bajo cualquier condición, sino que además tiene una rápida respuesta y una interfaz completa e intuitiva.

Esta pantalla se ha desplazado, cambiando su posición por la de los aireadores. Así es más fácilmente visible y accesible para el conductor, y se reducen las distracciones mientras estamos al volante. Pero todo esto, y mucho más, es mejor que lo veáis en el vídeo que acompaña a este artículo.