Prueba Bentley Bentayga V8 550 CV: un SUV rotundo

Edgar no tiene filtro. Nuestro compañero de EdGarage ha tenido la oportunidad de hacer una prueba del Bentley Bentayga y nos cuenta, sin pelos en la lengua, absolutamente todos los detalles de este SUV, el primero de la marca de lujo del Grupo Volkswagen. A lomos del propulsor V8 de 550 CV repasa la historia más reciente del fabricante y nos destripa todos los detalles y secretos de este modelo en concreto.

Como sabréis, en el canal de TestCoches es donde solemos hacer nuestras pruebas, aunque os las contamos aquí en la web de forma resumida. Ahora EdGarage se ha incorporado a nuestro equipo para dar su propia visión sobre los nuevos modelos. Y arrancamos nuestra colaboración con la prueba del Bentley Bentayga, un modelo singular dentro del mercado que marca una ‘nueva era’ dentro de la marca, y para el Grupo Volkswagen.

Un SUV rotundo, probamos el Bentley Bentayga

Vete acostumbrándote a Edgar, y a sus chascarrillos, porque ha venido para quedarse y ofrecernos su interesante visión, opinión y experiencia, sobre el sector automovilístico. En esta prueba del Bentley Bentayga, con el propulsor V8 de 550 CV, nos cuenta que Bentley ha trasladado su filosofía de lujo a un segmento en el que antes no existían. Evidentemente, aprovechándose de la trayectoria y capacidad del Grupo Volkswagen.

Destaca los acabados impecables del modelo, y se centra en este motor V8 para darnos un titular: es un SUV rotundo. La configuración biturbo, nos cuenta Edgar, le permite una entrega de potencia instantánea y sin medidas, casi. Nos enseña cómo suena esta brutal configuración mecánica y, además, cómo Bentley ha trabajado en una excelente insonorización mecánica, digna de un vehículo de lujo.

Pero nos cuenta también que, aunque su propulsor es una delicia, y la caja de cambios automática trabaja sin dejar lugar a la crítica, igual que sus frenos, no trasmite deportividad, o no tanta como se esperaría de él. En carreteras de curvas es el propulsor el que, según la opinión de nuestro compañero Edgar, compensa las carencias que hay en otros aspectos; por ejemplo, la falta de comunicación de su dirección. No te pierdas el vídeo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.