Hemos probado la opción más ecológica del Audi A3, su versión híbrida enchufable e-tron, que declara hasta 50 kilómetros en modo 100% eléctrico. ¿Merece la pena frente a un A3 TDI? Os contamos nuestra experiencia con el Audi A3 e-tron tras más de 600 kilómetros.

Diseño

Si lo ves por la calle, parece un A3 como otro cualquiera. Las únicas distinciones se encuentran en las luces LED diurnas, especiales en este e-tron, y en los anagramas «e-tron» en el portón del maletero, la parrilla frontal y en el lateral del vehículo.

Tiene un diseño muy atractivo, es un vehículo compacto de poco más de 4.2 metros. Estamos ante su versión de 5 puertas Sportback. Esta versión e-tron no está disponible con 3 puertas. Para gustos los colores, pero nos parece uno de los compactos más bonitos del mercado.

Equipamiento

Como en la mayoría de marcas premium del mercado, el equipamiento de serie es bastante pobre. Aunque esta unidad venía con un equipamiento extra valorado en unos 20.000 euros.

Entre tal cantidad de equipamiento, destacan: pintura metalizada, asiento del conductor con masaje, asientos delanteros calefactables y eléctricos, faros Audi Matrix LED, cámara de visión trasera, virtual cockpit, navegador, control de crucero adaptativo, equipo de sonido Bang&Oulsen, acceso sin llave, techo practicable y llantas de 5 radios y 18 pulgadas.

Nos parece un equipamiento excesivo, pero recomendamos los faros Audi Matrix LED, los mejores del mercado, el Virtual Cockpit, que ya os mostraremos en profundidad, y el paquete Sport Edition.

Interior

El interior de este Audi A3 e-tron que nos ha cedido Audi España es el interior más lujoso que hemos visto en un compacto. La combinación de la tapicería gris roca en alcántara y cuero con los asientos deportivos, nos parece todo un acierto, aunque tenga un coste alto, son preciosos y recogen el cuerpo genial.

El interior es muy limpio, con un salpicadero en el que podemos leer el anagrama e-tron, huecos para dejar objetos, cargador inalámbrico debajo del reposabrazos, pantalla retráctil con navegador y volante deportivo achatado por la parte inferior con levas. No hemos echado en falta nada, un punto sobresaliente en este Audi A3 e-tron.

En el apartado del maletero, esta versión pierde 100 litros respecto a la Sportback de combustión. Su capacidad se queda por debajo de los 300 litros, pero es suficiente para que viajen dos adultos con su correspondiente equipaje. Decimos dos adultos porque, dados los voluminosos asientos delanteros, las plazas traseras, ni en altura, ni en anchura, son muy recomendables.

En carretera

Este e-tron no es precisamente poco potente, el conjunto de sus dos motores, generan una potencia de 204 CV. Es un vehículo diseñado especialmente para circular por entornos urbanos dada su autonomía en modo eléctrico.

Cuenta con un cambio S Tronic que es una delicia, de los mejores cambios automáticos del mercado. Se siente más pesado que un Audi A3 convencional dado el peso extra de las baterías. Además, esto no es un GTE, es un vehículo ecológico que no busca la deportividad.

La experiencia que hemos tenido con este vehículo ha sido muy satisfactoria. En modo eléctrico el vehículo tiene potencia suficiente, es extremadamente silencioso, recomendamos utilizarlo en modo S para que regenere al levantar el pie del acelerador.

Este vehículo es especial, ya que, además de incluir los modos habituales de Audi, incluye unos modos para gestionar la batería. Puedes seleccionar entre conducción 100% eléctrica, mantenimiento de la carga, lo que hace que sólo funcione el motor de combustión, y modo híbrido, que gestiona de manera automática.

Dinámicamente el Audi A3 seguramente sea de los mejores compactos del mercado. Aunque esta versión añada peso, cuando seleccionas el Modo DYNAMIC, la potencia conjunta de un tirón espectacular para un vehículo híbrido. De hecho, realiza el 0 a 100 en 7.5 segundos.

En general, nos ha gustado, pero debes de tener muy claro que es un vehículo que, aunque tenga potencia de sobra, está hecho para circular a ritmo tranquilo. Es muy confortable, ideal para realizar viajes largos.

Precio

El Audi A3 e-tron parte de los 39.455 euros. Por ser un vehículo considerado eléctrico, tiene un descuento adicional que ronda los 5.000 euros, por lo que su precio de partida real sería de entorno a 34.500 euros. Nuestra unidad, con todos los extras que incluía, ascendía a un precio de casi 60.000 euros.

Si te compras un vehículo premium debes de tener en cuenta que vas a tener que pagar todos los extras. Eso depende de tu bolsillo, pero nos parece un precio bastante atractivo para lo que nos ofrece.

¿Merece la pena?

Si lo comparamos directamente con un Audi A3 TDI con tracción Quattro y cambio S tronic, vemos que este parte de los 38.780 euros. Tras esta comparativa, la conclusión es que este A3 e-tron es la opción más interesante de la gama, siempre y cuando tengas claro que este no es un vehículo deportivo.

Además, contar con todas las ventajas de los vehículos catalogados como «0 emisiones» por la DGT, le hacen único en el segmento de los compactos premium. De hecho, si comparamos también el precio, un BMW 120d xDrive con cambio automático parte de los 37.550 euros.