A medida que han ido pasando los años, el Mercedes-Benz SL ha visto como sus ventas han ido decreciendo debido a que el público ha ido poco a poco mostrando menos interés por el roadster alemán. Es por ello que la marca de la estrella pretende introducir un nuevo modelo en 2020 y su principal aliciente será que utilizará una mecánica mild-hybrid y su rendimiento estará más cercano a las versiones AMG.

El nuevo Mercedes-Benz SL estará confeccionado sobre la nueva arquitectura modular de la marca, la plataforma MSA, la cual también será la base del futuro Mercedes-AMG GT. Cuando ambos modelos lleguen, compartirán bastantes elementos en una búsqueda por parte de Mercedes de ofrecer algo más a sus clientes.

Mercedes-Benz SL y AMG GT: una base común

Entre los elementos que se rumorea que compartirán ambos modelos será la arquitectura de la suspensión, ambos ejes y el sistema de dirección. Y como novedad, ambos modelos contarán con un sistema de hibridación a 48 V mild-hybrid, tanto a nivel dinámico como de propulsores.

La versión de acceso será el Mercedes-Benz SL450 EQ Boost y contará con el motor de 3.0 litros turbo ya visto en otras versiones de Mercedes acompañado de un pequeño motor eléctrico de 22 cv, Con ello conseguirá una potencia cercana a los 390 cv.

Un escalón por encima se situará el Mercedes-Benz SL450 EQ Boost con 450 cv seguido del SL500 EQ Boost ya con el V8 de 4.0 litros (y motor eléctrico). El tope de gama será el Mercedes-Benz SL63 con el motor V8 de 4.0 litros y doble turbo aunque de momento no se descarta incluso un SL63S con V12.

La línea general del Mercedes-Benz SL seguirá siendo aproximadamente la misma pero los técnicos de Mercedes es más que probable que cambien el techo duro plegable por uno de lona con el cual pueden reducir el peso del vehículo así como su centro de gravedad.