Desde el siglo pasado, concretamente desde que el Aston Martin DB7 dejó de producirse en 1999, ningún otro vehículo británico de la marca ha montado motores de seis cilindros, y todo a pesar de que esta arquitectura de motor ha sido una de las que más utilizaron durante años. Sin embargo, el Aston Martin Vantage 2019 podría volver a contar con una motorización de seis cilindros e híbrida procedente de Mercedes-AMG.

Al menos esto es lo que se puede extraer de las palabras pronunciadas por el ingeniero jefe de Aston Martin, Matt Becker, a la revista Wheels Mag. Según contaba en la publicación australiana, había quedado realmente impresionado con el comportamiento de este motor seis cilindros híbrido tras haber podido conducir un Mercedes-AMG CLS 53.

Tres versiones para el Aston Martin Vantage 2019: L6, V8 y V12

Desde 2013, Aston Martin y Mercedes firmaron un acuerdo de colaboración mediante el cual los ingleses podían usar los propulsores alemanes a cambio de un 5% del accionariado de la empresa. Y así, el Aston Martin DB11 y el Vantage actual ya montan motores de la división de Mercedes aunque con una diferente puesta a punto con el fin de acercar el carácter al estilo británico.

El siguiente paso podría ser dotar al Vantage de un seis cilindros en línea híbrido como el que monta el Mercedes-AMG CLS 53. Es una opción que están valorando debido a las regulaciones en cuanto a emisiones. Además se convertiría en el modelo de acceso a la gama, situando por encima tanto el V8 y como tope de gama el V12.

Eso sí, en este caso no habría mejoras por parte de los ingenieros británicos, limitándose simplemente a realizar pequeños ajustes derivados del montaje en un chasis diferente con otro comportamiento y otro peso. Por otro lado, no tendrían ningún problema en encajar el motor de seis cilindros ya que el vano motor está preparado para albergar hasta un V12, por lo que se podría instalar de una forma relativamente sencilla.