Tesla lleva la delantera el resto de marcas del sector del automóvil en la producción de coches eléctricos, pero también en la fabricación de baterías. Y eso es porque han diseñado un sistema automatizado de producción que les permite fabricar de forma más rápida y eficiente. La clave está en cómo son las baterías de un Tesla por dentro, algo que al fin podemos ver gracias a un esquema de las mismas.

Las baterías de Tesla

La batería de un Tesla, en realidad, está conformada por decenas de ‘pilas’ más pequeñas. La compañía utiliza baterías 18650que se pueden comprar fácilmente-, pero que están encajadas en una estructura en las que están dispuestas por parejas en un gran conjunto y rodeadas por un circuito de refrigeración que hace ‘eses’ en torno a toda la estructura de ‘pilas’ 18650.

bateria tesla esquema

Todas las células van unidas por un ‘cordón’ de refrigeración que recorre el módulo completo. En una batería de Tesla hay 16 módulos como el de este esquema de diseño.

Un sistema estrenado en el Tesla Model 3

Este esquema lo hemos podido ver gracias a un dossier de financiación de Tesla para los equipos de automatización en la fabricación de sus baterías. Es un proyecto que la compañía tenía planteado para el Tesla Model S, pero que finalmente se ha estrenado con el Model 3. Y es lo que seguramente jusifique el retraso en la producción de su pequeña berlina eléctrica.

Ahora bien, aunque esto ha producido un importante retraso, es lo que ahora les permite fabricar a un ritmo muy superior. La clave en el ‘cambio’, respecto al sistema empleado en vehículos anteriores, está en el sistema de refrigeración tubular que recorre toda la estructura de baterías 18650.

Las pilas van ‘pegadas’ a esta estructura tubular, de tal modo que se logra una mejor refrigeración de las células de la batería. Pero además simplifica la metodología para el montaje de estas células.

En el esquema de diseño se puede ver un único módulo de batería con decenas de baterías 18650 que conforman las células. Sin embargo, en un vehículo de Tesla se emplean 16 de estos módulos para nutrir su sistema de propulsión.