La próxima generación del BMW I8 ni siquiera está todavía aprobada, sigue estando bajo evaluación por parte de la firma bávara. Pero parece que los tres cilindros no tienen cabida en él. Ahora mismo, un 1.5 Turbo de tres cilindros, en un sistema híbrido entrega 362 CV de potencia máxima. Para la próxima generación, parece que en BMW están pensando en un 2.0 de cuatro cilindros para crecer hasta los 450 CV.

La segunda generación del BMW i8, como decíamos, está todavía siendo ‘estudiada’. Aún no se ha decidido si se llevará a producción, o no, pero evidentemente en la marca bávara tienen algunas ideas respecto a él. Se ha hablado de una posible renovación de la plataforma, y se había comentado que podría ser 100% eléctrico. Pero ahora tenemos más información y no: seguirá siendo híbrido.

El BMW i8 seguirá siendo híbrido, pero más potente y con cuatro cilindros

Con este motor 2.0 de cuatro cilindros, la firma alemana conseguiría 300 CV de potencia, aproximadamente, y con el sistema eléctrico de apoyo se lo podría llevar hasta los 450 CV de potencia, aproximadamente. Esto es lo que apuntan las últimas informaciones que, en cualquier caso, tratan de dejar claro que dejará de ser un tres cilindros, y aumentará su potencia de manera considerable.

La posibilidad de pasar a los cuatro cilindros en el BMW i8 lleva ya bastante tiempo comentándose, pero anteriormente había sido por los rumores de una versión más deportiva que se posicionase por encima, pero compartiendo ciclo de vida. Ahora, la cosa se va definiendo y sabemos que los cuatro cilindros le llegarán al BMW i8 con la segunda generación.

Evidentemente, cuando llegue, no solo traerá novedades en su motor de combustión y su sistema eléctrico. Además de los cambios de diseño, adaptándose al resto de la gama de la marca, habrá importantes mejoras en el chasis. Con cambio de plataforma, o sin él, la marca bávara puede avanzar mucho en este campo.

fuente