Después de más de 12 años de lucha y 50 años desde que a nivel de Europa se estableciesen las bases de cómo deberían diferenciarse los vehículos prioritarios del resto, por fin en España todos los vehículos de emergencias contarán con luces azules. No es el único cambio aprobado en el Reglamento de Vehículos. Entre otros, se permitirá llevar llevar de forma opcional un dispositivo luminoso para en caso de avería mejorar la señalización de nuestro vehículo.

Hoy ha salido publicado en el BOE la Orden PCI/810/2018 por el cual se rige el color que utilizarán como señal luminosa los vehículos de extinción de incendios, asistencia sanitaria y protección civil-salvamento. Ésta será de color azul, el mismo que hasta ahora venían utilizando tanto los vehículos de policía como la Guardia Civil.

Hasta la publicación de esta reforma, el dispositivo luminoso de color azul estaba restringido al uso exclusivo de vehículos de policía y el de color amarillo auto para el resto de vehículos prioritarios: de extinción de incendios, protección civil-salvamento y de asistencia sanitaria.

Esta ha sido una petición que lleva más de 12 años intentando aprobarse. En 2006 se presentó una proposición no de Ley y posteriormente, en 2010, el asunto volvió a salir a debate en el Congreso de los Diputados pero no fue hasta la pasada primavera cuando el por entonces Director de la DGT, Gregorio Serrano, adelantó que por fin se había llegado a un acuerdo para unificar criterios.

Curiosamente ya fue fue hace 50 años, en la a Convención de Viena de 1968 cuando se acordó que el azul y rojo se utilizaría para los vehículos prioritario. A veces, las cosas de Palacio van despacio.

De esta forma el color amarillo queda únicamente reservado para vehículos que constituyen un obstáculo en la vía, ya sea porque están detenidos o circulan a una velocidad anormalmente reducida: vehículos de conservación viaria, tractores, maquinaria de obra pública, etc. Tendrán dos años para cumplir la normativa.

Otros cambios importantes en el Reglamento de Vehículos

Además, se han introducido otros cambios importantes en el Reglamento de Vehículos. Llama la atención entre todos ellos el uso opcional de una luz amarilla para señalizar en caso de que tengamos una avería en una carretera. De esta forma complementa el triángulo y el chaleco, permitiéndonos ser más visibles sobre todo de noche o en condiciones de mala visibilidad.

Además las placas traseras de matrícula de los taxis pasarán a ser azules con el fin de identificar más rápidamente qué vehículos poseen licencia para transportar personas y cuáles no. Así mismo se define la nueva categoría de pick-up, por la que se concede a estos vehículos las mismas limitaciones de velocidad que a los turismos, algo que hasta ahora no era así.

En la siguiente infografía de la DGT (aquí os la podéis descargar) se resumen estos cambios en el reglamento que apuntamos.