Como ya sabrás, Europa ha propuesto prohibir los gasolina y diésel, e incluso los híbridos de todos los tipos, para el año 2035. Y todos los fabricantes están dándose prisa en anunciar sus planes de electrificación completa. Sin embargo, durante el IAA Mobility en Munich, un ejecutivo del Grupo Renault ha avanzado que el grupo automovilístico francés tratará de retrasar la prohibición hasta en torno al año 2040. Pero ¿por qué quieren retrasar esta nueva normativa?

El objetivo de la Unión Europea con este tipo de normativa es el de reducir las emisiones contaminantes. Sin embargo, desde Renault consideran que lo ideal sería retrasar la prohibición hasta 2040, que sería una década con respecto al año propuesto por Europa, de tal modo que haya tiempo suficiente como para poder ofrecer coches eléctricos asequibles. O más bien, coches eléctricos accesibles para el público masivo. Pretenden que el mercado se equilibre y pueda haber coches accesibles para cualquier usuario antes de que se prohíba por completo la venta de turismos con motor térmico.

Renault propone retrasar la prohibición de vehículos térmicos en Europa

En los últimos meses, la propia Renault ha estado posicionándose como uno de los líderes en la transición energética, y en Munich han presentado el Mégane E-Tech Electric. No obstante, por una cuestión de precios, en Renault Group todavía ven necesario que los térmicos lleguen más allá de 2035 en la Unión Europea. Y, sobre todo, para los clientes de su marca ‘low cost’ Dacia. La información de que disponemos al respecto señala a Gilles Leborgne, vicepresidente ejecutivo de ingeniería en Renault Group, que recientemente señaló que ‘lucharían por mantener vivo el híbrido más allá del año 205′. Según el directivo, ‘no es el enfoque correcto, así que se luchará por proponer una forma más fluida de hacer las cosas’ y, en concreto, quieren mantener los híbridos, al menos de manera parcial, hasta el año 2040.

Renault ya tiene previsto que el 90% de sus modelos sean eléctricos en 2030, y para el mismo año lo serán el 100% de los Alpine. Pero esto tiene más que ver con Dacia, que hace apenas unos días han estrenado el Jogger como primer modelo híbrido. Y su primer híbrido ha llegado tan tarde porque, efectivamente, si se quieren hacer coches económicos para el gran público, hay tecnologías que tienen que llegar más tarde. A día de hoy, muchas de ellas siguen siendo excesivamente caras y, sobre todo, en el ámbito de los coches eléctricos, las baterías de iones de litio suponen un gran sobrecoste.

Para el año 2030, Leborgne adelanta que Dacia será eléctrica solo en un 10%. Ha señalado que se pueden llevar todas las tecnologías de Renault a Dacia sin problemas y que, de hecho, con modelos como el Sandero, ya se está haciendo. Sin embargo, para mantener los precios ajustados, se espera hasta que sea absolutamente necesario hacerlo. Señala que ‘para Dacia será una transición suave’. Y concretamente apunta a que se mantendrá gasolina y GLP, después se pasará a los mild hybrid con sistema de 48V y también a híbridos, y en último lugar se pasará a modelos eléctricos puros.