Aunque los combustibles derivados del petróleo que no son ni gasolina ni diésel, es decir, el Gas Licuado de Petróleo (GLP), el Gas Natural Vehicular (GNV) y el Gas Natural Comprimido (GNC); son una minoría de los vehículos que se comercializan en nuestro país, lo cierto es que poco a poco se están convirtiendo en una opción que más usuarios escogen.

Estos vehículos gozan de un gran auge en países del centro de Europa, donde existe una gran red de estaciones de servicio que suministran estos combustibles. Sus emisiones son menores y además, el precio del combustible es inferior sin que por ello se vean mermadas sus prestaciones.

Más de 10.000 vehículos adaptados a este combustible en el primer semestre

La DGT ha recogido los datos acumulados de ventas durante el primer semestre de vehículos impulsados por GLP y, también, aquellos que han sido transformados por sus propietarios a posteriori. En total, se han vendido 7.638 nuevos vehículos impulsados por GLP, lo que supone cinco veces más matriculaciones que el año pasado. A nivel de transformaciones, se han realizado un 40% mas o lo que es lo mismo, casi 3.000 homologaciones nuevas.

Si sumamos ambas cifras, los datos nos arrojan que en seis meses ya circulan por nuestras carreteras 10.400 vehículos más propulsados por GLP. Aún así, sus ventas mensuales son casi testimoniales y sobre el total de vehículos matriculados, suponen poco más de 1% del total.

En cuanto al número de ventas por marcas, tres son las que se reparten la mayor parte de las ventas: Fiat, Opel y Dacia. Es algo lógico si tenemos en cuenta que en sus países de origen el GLP está muy extendido entre sus usuarios y cuentan con una extensa Red de gasineras.

Quizá este sea el punto pendiente en España, donde actualmente existen aproximadamente un total de 600 estaciones de servicio en las que se puede repostar este tipo de combustibles. Sin embargo, en Europa hay más de 35.000 puntos de recarga, lo que permite que casi todo el mundo disponga de una relativamente cerca.

El GLP es una opción muy atractiva tanto económicamente como desde el punto de vista del medio ambiente. Además y gracias a su distintivo ECO, pueden seguir accediendo a las ciudades aún cuando se activen los protocolos anticontaminación.

Te invitamos a que eches un ojo al especial que hicimos sobre este tipo e combustibles.