Mientras que Audi ha anunciado que dejará de vender coches con motor térmico en 2026en la mayoría de los mercados-Mercedes-Benz ha anunciado un plan de electrificación total para 2030, la ‘tercera alemana’, BMW, no tiene tanta prisa por el coche eléctrico. Ahora bien, la marca bávara también ha avanzado que está en sus planes vender un 50% de coches eléctricos en el año 2030. Así que sí, por supuesto que tienen su propio plan de electrificación de la gama y sus ventas.

En una entrevista reciente, Frank Weber, jefe de desarrollo en BMW, ha dado algo de luz respecto a la posición de BMW en relación al futuro y coche eléctrico. Asegura que es algo que no ocurrirá de la noche a la mañana y que, por el momento, hay aún muchas preguntas que todavía no tienen respuesta. En esta entrevista ha lanzado dudas concretas como, por ejemplo, ‘cuándo podría estar listo el mercado para absorber todos esos nuevos modelos eléctricos que están ya previstos para los próximos años’, que son muchos y de prácticamente todas las marcas del sector. Y se ha cuestionado dudas sobre la infraestructura de carga y las fuentes de energía renovables.

BMW M2 CS

Las dudas de BMW sobre el coche eléctrico «¿Está lista la gente? ¿Y la infraestructura?»

En esta misma entrevista, en la que ha dejado bastante más clara cuál es la postura de BMW con respecto al coche eléctrico, también ha preguntado: ‘¿Está lista la gente? ¿Está listo el sistema? ¿Está disponible la infraestructura? Todo esto no quiere decir que BMW no vaya a apostar por el coche eléctrico, ni mucho menos, pero sí evidencia que la marca bávara tiene una postura algo más ‘conservadora’ con respecto a esta transición. Sobre todo, parece que tienen menos prisa que algunos de sus rivales en el mercado, y prefieren un ritmo más lento que el previsto en Europa.

Ahora mismo, BMW sigue manteniendo activos sus planes con respecto a la nueva generación de motores térmicos. El mismo Frank Weber es quien está enfrentándose a la supervisión de los nuevos sistemas de propulsión gasolina y diésel que permitirán cumplir con Euro 7 desde 2025. Una nueva normativa que, evidentemente, establece restricciones todavía más fuertes sobre los motores térmicos. El ejecutivo de BMW cree que, por el momento, sigue habiendo futuro para las mecánicas tradicionales y considera que no tiene sentido anticipar su salida del mercado.

BMW, al mismo tiempo que está trabajando en sus nuevos motores térmicos, mantiene fuertes inversiones tanto en motores eléctricos como en sistemas basados en hidrógeno. El próximo año 2025 estrenarán una nueva plataforma sobre la que se desarrollarán todos sus modelos desde el Serie 2 y hasta el X7.