Empieza a ser un poco complicado seguir de cerca la historia que relaciona Apple y el desarrollo del coche autónomo. Mientras en un principio se pensaba que iba a ser algo desarrollado internamente, luego pasó a un segundo plano e incluso el proyecto peligró. Sin embargo parece que la compañía americana ha encontrado al Volkswagen como el socio que necesitaba para llevar adelante su desarrollo.

Según el New York Times, Apple habría llamado a la puerta de toda la industria automovilística alemana en busca de una empresa que le permitiese tener acceso a un vehículo sobre el que ellos implementar el software necesario para el desarrollo del coche autónomo.

Y parece que la búsqueda no ha sido fácil porque tal y como asegura el medio americano, Apple habría sido rechazado por dos de los gigantes alemanes: BMW y Mercedes. El tercero en discordia habría sido Volkswagen o, mejor dicho, el Grupo VAG, que habría visto con buenos ojos la posible alianza con el fabricante de Cupertino.

¿Por qué le habrían rechazado BMW y Mercedes? Los motivos no están claros aunque muchos rumores apuntan a que Apple ha buscado que su socio le permita tener el control sobre los datos y el diseño del vehículo. Y no todos están de acuerdo en ceder estas información sobre todo si tenemos en cuenta que precisamente Apple es una de las compañías más recelosas en cuanto a la apertura de su software para aplicaciones de terceros.

Los términos exactos del acuerdo entre Apple y Volkswagen para seguir adelante con el iCar no han sido revelados, pero parece que entre los puntos a tener en cuenta se encuentra el desarrollo de varias unidades de las Volkswagen T6 que se utilizan en el transporte de los trabajadores de Apple en vehículos autónomos con el fin de poder desarrollar el hardware y el software necesario para los futuros vehículos sin conductor.