Viendo las tendencias actuales del mercado, parece que queda claro que la mayoría de los fabricantes buscan hacer lo mismo que su competencia. Si una marca saca un modelo para un nuevo segmento, sus marcas rivales no tardan en ponerse manos a la obra y sacar su propio coche con el que competir.

Un claro ejemplo lo tenemos con el BMW X6 y el X4, que son un nuevo estilo de SUV que ha sacado la marca alemana y a la que Mercedes-Benz ha respondido con el nuevo GLE Coupe y el GLC Coupe.

Jaguar quiere crecer para competir con las marcas premium

Jaguar

Teniendo esto en cuenta, desde Jaguar estás buscando ser marca de referencia, que compita directamente de tú a tú con las tres grandes alemanas: Audi, Mercedes-Benz y BMW. Por supuesto, actualmente no puede competir con el volumen de la gama que ofrecen estos tres fabricantes, que no tienen ni un segmento sin cubrir con algún coche. Por eso, desde Jaguar deben comenzar por ampliar su gama, algo que ya han empezado a hacer con la llegada del primer SUV de la marca británica: el Jaguar F-Pace.

El siguiente paso sería cubrir más segmentos, y uno que parece que va a ir a más, es el de las berlinas compactas, como el Mercedes-Benz CLA, el Audi A3 Sedán y el futuro BMW Serie 1 Sedán. Por lo que desde Jaguar no verían con malos ojos sacar un modelo por debajo del XE, para competir con estos tres coches.

Por supuesto que los resultados que obtengan en las ventas de su actual gama será algo clave de cara a afrontar con mayor solidez un aumento del número de modelos que ofrecen, y es que desarrollar un nuevo modelo es algo que genera unos gastos enormes que supondrían un gran esfuerzo económico para Jaguar.

Imagen: theophiluschin.com