Mercedes-Benz lleva bastante tiempo con una idea que les ronda la cabeza, desarrollar y comercializar un vehículo que funcione con pila de combustible de hidrógeno, tal y como lo hacen el Toyota Mirai, una marca que se plantea dejar de fabricar modelos de combustión, o el Honda FCV. Por el momento esto no era más que una idea, pero desde la marca de la estrella se ven preparados para llevar esta tecnología al mercado en alguno de sus modelos.

El Mercedes-Benz GLC F-CELL será el primer SUV con pila de combustible

Hasta ahora, la base del programa para investigar sobre la pila de combustible de hidrógeno era el Mercedes-Benz Clase B F-CELL, un modelo que fue elegido por ofrecer un buen equilibrio entre el espacio y el peso total del vehículo.

Viendo esto, lo lógico sería esperar que el primer modelo en ofrecer un sistema de propulsión alimentado por pila de combustible de hidrógeno sería el Mercedes-Benz Clase B, pero no, los últimos rumores sugieren que el primer modelo de la marca alemana en ofrecer esta tecnología será el GLC, el nuevo SUV compacto premium, ya que aseguran que el desarrollar e implementar esta tecnología es algo tan caro, que no financieramente viable en un coche de un segmento inferior al del GLC. Una afirmación con la que Toyota y Honda no estarán de  acuerdo.

El jefe de investigación y desarrollo de Mercedes-Benz, Thomas Weber, ha confirmado que la pila de combustible se colocará en el mismo lugar que ocupa ahora mismo el motor de combustión. Esta afirmación nos indica que el diseño de estas pilas de combustible será distinto que el que han usado hasta ahora en los prototipos del Mercedes-Benz Clase B F-CELL.

El nombre de este modelo será Mercedes-Benz GLC F-CELL, y esperan que pueda alcanzar una autonomía máxima de unos 600 km, una cifra que no es tan impresionante si tenemos en cuenta que Tesla está a punto de alcanzar la misma cifra con la energía de una sola batería. La ventaja de la pila de combustible sobre los coches eléctricos es la capacidad de recargarse en menos tiempo, concretamente, en el caso del Mercedes-Benz F-CELL son necesarios tres minutos para lograr una recarga completa.