BMW sigue empeñada en conseguir, año tras año, enamorar a sus fanáticos con nuevos modelos inspirados en los clásicos de la marca que hicieron grande a la marca bávara. Aunque en los últimos años, han abandonado su máxima deportividad con modelos que han generado cierta controversia como el BMW Serie 2 Active Tourer, el primer monovolumen de la marca y primer coche que recurre a la tracción delantera.

Este BMW Serie 2 fue una apuesta que a BMW le ha salido más que bien. Ha sido un éxito de ventas, sobretodo para aquellas familias que adoraban la marca, pero que no encontraban ningún modelo que se adaptase a sus necesidades. La marca de Munich ha presentado el restyling del BMW Serie 2 Active Tourer y con él, una de sus versiones más vendidas en toda Europa, el BMW 225xe iPerformance.

Mejores en el equipamiento del BMW 225xe

Las principales novedades del BMW 225xe vienen en el equipamiento. Se ha visto mejorado incluyendo todas las novedades de la marca: pantalla táctil con mayores dimensiones, control por voz, ayudas a la conducción puestas al día, conectividad con el smartphone e incluso punto de acceso wifi.

Destacar que esta versión pertenece a la familia iPerformance, por lo que su equipamiento de serie ya es bastante amplio, algo poco habitual en la marca alemana. No pueden faltar el climatizador bizona, sensor de lluvia y luces, llantas de aleación de 17 pulgadas, retrovisores plegables eléctricamente…

¿Qué cambia respecto a la versión anterior?

Podíamos esperar que BMW variara mínimamente la motorización del nuevo BMW 225xe, pero no ha sido así. Recordemos, que este 225xe es un híbrido enchufable, por lo que combina un motor de gasolina tricilíndrico 1.5 de 136 CV con uno eléctrico de 88 CV.

En cuanto a la batería, se mantiene en unos escasos 7,6 kWh, de los cuales solo pueden ser usados 6,1 kWh. Por lo que la autonomía real en modo 100% eléctrico rondará los 25 kilómetros, algo por debajo de la media de la mayoría de híbridos enchufables del mercado.

Esto es una versión 225xe, por lo que el motor de combustión transmite la potencia a las ruedas delanteras y el eléctrico al eje trasero, consiguiendo así una tracción total similar a la de otros vehículos de la marca. Los modos de conducción específicos de esta versión tampoco cambian respecto a la anterior.

Precio y carga

Este BMW 225xe arranca en poco más de 37.000 euros sin descuentos, precio que puede parecer elevado, pero que si lo comparamos con el 220d xDrive, este arranca en los 39.000 euros, parece la opción más interesante de la gama si buscas buenos consumos, tracción total y todas las ventajas fiscales de los vehículos eléctricos.

Si te interesa adquirir un punto de carga para poder recargar tu BMW 225xe todas las noches, puedes adquirir el wallbox que la propia marca comercializa con un precio que parte de los 1.000 euros. Un precio algo por encima de la media, pero que ofrece funciones que casi ningún otro en el mercado ofrece.