Tu coche puede tener aire acondicionado o climatizador que puede ser manual o automático, y de una o varias zonas-. Y cualquiera de ellos tiene un botón de recirculación del aire con una función muy específica y que, además, es de gran utilidad. ¿Para qué sirve el botón de recirculación del aire acondicionado? Vamos a verlo, y seguro que empezarás a utilizarlo con mayor frecuencia que hasta ahora.

El aire acondicionado del coche, por su normal funcionamiento, absorbe el aire del exterior del vehículo y lo conduce, pasando por los filtros, al interior del coche. Esta es la manera en la que funciona, de normal, tanto el climatizador como el aire acondicionado; sin embargo, el botón de recirculación sirve para obligar a que se use el aire del interior del coche, en lugar de absorber el aire del exterior.

Para qué sirve el botón de recirculación del aire acondicionado o el climatizador

Al activar el botón de recirculación, que tiene el aspecto del botón que estás viendo en las imágenes que acompañan a este artículo, lo que hacemos es que el sistema de ventilación del coche utilice el aire del interior del vehículo, en lugar de absorber el aire del exterior. El aire del interior se reabsorbe y pasa por el filtro de aire acondicionado, y por los filtros, para volver a ser expulsado al habitáculo, pero frío –o caliente, si estamos usando la calefacción-.

Pero ¿es buena idea utilizar el botón de recirculación del aire? Sí, es buena idea utilizarlo en circunstancias como atascos, donde el humo de los escapes de otros vehículos puede entrar en nuestro coche, o en situaciones de polvo suspendido en el aire, por ejemplo. Incluso en zonas de malos olores, hacer uso del sistema de recirculación puede evitar que la suciedad o el mal olor se cuelen al interior de nuestro vehículo.

Hay otro aspecto clave, y es que el aire se enfriará más rápido si utilizamos el sistema de recirculación del aire acondicionado. ¿Por qué? Porque, constantemente, se estará enfriando el mismo aire. Sino lo que haremos es estar enfriando, todo el rato, aire del exterior que estará bastante más caliente que el aire que ya tenemos en el habitáculo de nuestro coche.

Aun así, hay que tener cuidado porque este aire podría acabar demasiado cargado y puede causarnos somnolencia. Por el mismo motivo, si utilizamos la recirculación en exceso, el aire acabará estando más húmedo y será más fácil que se empañen los cristales. Lo más sensato, por tanto, es utilizar este botón de recirculación del aire acondicionado en situaciones puntuales, tal y como describíamos anteriormente.