En verano es menos habitual, pero por la humedad en ciertas zonas puede darse. Durante el resto del año, el frío en el exterior y la lluvia pueden provocar que los cristales del coche se empañen y además de resultar incómodo supone riesgos, porque limita la visibilidad durante la conducción. Así que ¿cómo se pueden desempañar los cristales del coche?

Antes de nada deberías saber que este empañamiento se da por la baja temperatura tanto en el cristal delantero como en las ventanillas y la luna trasera; pero también ocurre por la acumulación de humedad dentro del habitáculo. Al existir esta humedad, con el cristal frío, se provoca la condensación y por tanto se genera vaho en el cristal. Es decir, que se empaña el cristal. Es, precisamente por eso, por lo que ocurre más fácilmente en zonas con alta humedad, con lluvia y cuando hace frío en el exterior del vehículo.

Cómo desempañar los cristales del coche rápidamente

El truco para desempañar los cristales del coche está en hacer uso del aire caliente. Sí, la propia calefacción del vehículo es la que va a ayudarte a desempañar los cristales del coche, así que es importante dirigirlo hacia la parte superior. Este aire caliente va a hacer que la capa de vaho que se ha producido se seque. Con él vamos a conseguir deshacernos de la humedad y, por lo tanto, el resultado es que vamos a conseguir desempañar los cristales.

Por lo tanto, el secreto es utilizar la calefacción. Pon el aire a una temperatura caliente y trata de dirigir este aire hacia el cristal. Para ello puedes utilizar la salida de la calefacción por la parte superior, en lugar de las salidas central e inferior –la de los pies-. Dirigir de esta forma el aire ayudará a que llegue caliente de forma directa al cristal, de tal modo que se desempañe lo más rápido posible.

Para la luna trasera contamos con un botón específico. Para el resto de cristales, como por ejemplo las ventanillas del conductor y el acompañante, igualmente podemos utilizar el aire caliente de la calefacción, pero dirigirlo con las salidas de ventilación de la zona media. Sobre todo, las que están al exterior del asiento del conductor y del asiento del acompañante, por la sencilla razón de que son las que están a menos distancia de esas ventanillas.