La firma sueca Volvo ha llamado a revisión a un total de 85.550 vehículosen los Estados Unidos- porque, según se ha podido conocer, se ha estado instalando un fusible de 15 amperios cuando, en realidad, sus bombas de combustible tienen una capacidad nominal de 20 amperios. El riesgo, consecuencia de este error, está en que el fusible explote por un problema de picos de corriente eléctrica.

Si ocurre esto, que se produce un pico de corriente eléctrica y el fusible ‘muere’, la bomba de combustible dejaría de funcionar. Y por lo tanto, el vehículo se quedaría sin funcionar y sin poder siquiera arrancar. La solución pasa por instalar un nuevo fusible de mayor amperaje. En el caso de sus modelos híbridos enchufables, el coche podría arrancar y se podría circular con él siempre que haya suficiente carga de batería. Pero en los modelos con mecánica térmica, sin embargo, el vehículo se quedaría inmovilizado e inutilizable por la falta de suministro de combustible.

Un curioso error: Volvo ha instalado un fusible de menor amperaje a sus bombas de combustible

Afortunadamente este error no ha tenido consecuencias graves en ningún caso. Sencillamente se han registrado 46 casos de explosión del fusible de 15 amperios, tal y como ha notificado la propia Volvo a la NHTSA. La compañía ya ha dejado constancia de que los propietarios de vehículos Volvo afectados por este problema serán informados desde el 1 de agosto para que lleven sus coches a revisión. Y en esta revisión, sencillamente se sustituirá el fusible de 15 amperios por el que debería haberse instalado ya en fábrica; es decir, un fusible de 20 amperios.

Los modelos afectados son varios: el Volvo S60, el Volvo V60, el V60 Cross Country, el Volvo XC60 y también los S90, V90, V90 Cross Country y el Volvo XC90. Todas las unidades afectadas fueron fabricadas entre 2019 y 2020. Y aunque Volvo va a estar avisando a todos los clientes afectados por el problema, también los propios usuarios pueden ponerse en contacto con la marca para proceder a solucionar el problema del fusible. De hecho, se puede comprobar si su unidad está afectada a través de la NHTSA. Pero esto, como ya comentábamos anteriormente, solo afecta a propietarios de modelos Volvo en Estados Unidos.

Aunque es un problema curioso, que Volvo haya estado instalando fusibles de menor amperaje del que debería, las consecuencias no son graves en ningún caso. Lo que sí ha podido suponer un contratiempo, porque los coches, si el fusible deja de funcionar correctamente, no pueden circular ni pueden siquiera arrancar. Pero no es algo peligroso.