El nuevo Gobierno tiene ya varias tareas previstas, y entre las que afectan a los conductores está la próxima subida de impuestos que afecta a los hidrocarburos. Es decir, al diésel. Y aunque será el Gobierno de Mariano Rajoy el que tenga que llevar a cabo la medida, la presión viene desde Europa, puesto que actualmente en el resto de los países de la zona euro la media es notablemente superior a nuestros gravámenes en este campo.

Los diésel en el punto de mira de la próxima subida de impuestos del Gobierno

La Comisión Europea ha estado presionando a nuestro Gobierno en los últimos meses porque estamos por debajo de la media europea en cuanto a los impuestos sobre hidrocarburos que, como comentábamos anteriormente, están relacionados con el diésel. Entre las medidas previstas se contempla la creación de impuestos verdespor un lado- y también la homogeneización de los tipos aplicados por las atonomías. En este sentido, Podemos propuso igualar los impuestos sobre la gasolina y el diésel para desincentivar su compra y reducir el uso de los vehículos de mecánicas de combustión interna que son los diésel, y la fecha tope está en 2018.

Por lo tanto, la clave en este asunto está en que la subida de impuestos se adelantará a 2017 según las previsiones, y si la Comisión Europea aprueba la propuesta de modificación sobre los tipos impositivos.

precio del diesel en europa

Desincentivar la compra de diésel ¿y qué hay de incentivar los eléctricos?

Las intenciones del Gobierno, como comentábamos, pasan por desincentivar la compra de vehículos diésel aumentando los impuestos sobre los hidrocarburos para, además, seguir la línea de las imposiciones de la Comisión Europea con fecha límite en el próximo año 2018. Y, sin embargo, lo curioso es que por el momento como incentivo de compra de los coches eléctricos lo único que tenemos es el Plan MOVEA, que es evidente que no es suficiente para modificar la demanda del mercado en contra de las mecánicas de combustión interna.

Así que hay un horizonte problemático que es evidente. El Plan PIVE ha afectado a las ventas. Ha afectado negativamente su finalización, y tal y como prevé el Gobierno una subida de impuestos sobre el diésel también provocaría una reducción de sus ventas. Ahora bien, ¿qué hay de incentivar las ventas de los coches eléctricos? Porque ahora mismo, afortunadamente, el sector pasa por meses de buenas cifras en la venta de coches nuevos, y desacelerar las ventas de los diésel sin ayudas en otras mecánicas podría suponer un duro varapalo para la industria, aunque sea de forma temporal.