En el Salón del Automóvil de Pekín 2014, hace justo dos años, Volkswagen presentaba el Golf R400 como un prototipo y en aquel momento comentaban que no se llevaría a producción, algo que posteriormente se replanteó y retomó. Sin embargo, el escándalo de las emisiones ha forzado a la alemana a cancelar varios de sus proyectos, y lamentablemente uno de ellos es el Golf R400.

Se esperaba su lanzamiento para el próximo año 2017, y como ya comentábamos después de idas y venidas sobre su producción. El Volkswagen Golf R400, de haberse hecho realidad, habría venido con 400 caballos de potencia sobre un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros de cubicaje, sobrealimentado. Habría sido el más potente de los Volkswagen Golf hasta la fecha –de producción-, y se habría llevado incluso hasta los 420 cv con un R420 del que también se había hablado.

El ‘escándalo Volkswagen’ se lleva por delante al Golf R400

En realidad, los amantes del Volkswagen Golf tampoco tienen por qué echarse las manos a la cabeza, porque ya se ha confirmado el Volkswagen Golf GTI ClubSport S que, aunque no será tan ‘explosivo’, sí va a superar la barrera de los 300 caballos. Con este, de momento, la firma alemana va a rendir tributo a sus GTI y pretende batir la marca de su segmento en el trazado alemán de Nürburgring con el tracción delantera más rápido.

Y mientras tanto, Volkswagen ha confirmado que sigue trabajando sobre el motor EA888 que habría llevado este R400 bajo el capó. El bloque ya lo ha aprovechado Audi para el que hasta hace apenas unos días era el Audi TT más rápido, y próximamente lo veremos también en otros nuevos modelos de corte deportivo. Porque, además del GTI ClubSport S, también tendremos que ver el Volkswagen Golf R que tenemos marcado en el calendario de 2020.