Esta semana pudimos saber que Mazda está planeando la renovación del Mazda2 en el marco de su acuerdo con Toyota. Esto, a efectos prácticos, quiere decir algo tan simple como que, a todas luces, el Mazda2 2023 será, en realidad, un Toyota Yaris con sutiles cambios por parte de Mazda. Y ya habíamos visto cómo podría quedar esta nueva generación, pero ahora tenemos un render todavía más fiel a la realidad del futuro modelo.

Kleber Silva ha hecho una recreación que es exactamente eso: el Toyota Yaris, pero con modificaciones propias de Mazda. Según el diseñador, esta es la pinta que podría tener el Mazda2 2023 que, como ya comentábamos esta semana atrás, se espera que se lance en algún momento a lo largo del próximo año 2023. Es decir, que todavía pasará algún tiempo hasta que llegue; de hecho, no sería descabellado que se estrene sobre el restyling del Toyota Yaris recientemente lanzado al mercado.

Así será el Mazda2 2023, basado en el Toyota Yaris

El diseñador nos enseña una recreación en la que la mayoría de los cambios se los lleva el frontal. Sobre todo por el cambio de ópticas delanteras, que siguen por completo el lenguaje de diseño de Mazda. Pero también por un capó de estilo más habitual de esta marca, y algo alejado de los rasgos propios del Yaris. Un conjunto que, en realidad, le da al Yaris una imagen más sobria y elegante. Pero además, le introduce al futurible Mazda2 2023 una parrilla típica de Mazda, que resalta los detalles específicos de la marca y lo diferencia, y mucho, del Yaris que conocemos y está disponible en estos momentos.

En la zaga no, apenas hay cambios más allá de lo que, como es evidente, ocurrirá: el logotipo de Mazda. Ahora bien, esta vista lateral trasera es interesante porque podemos ver también un diseño de llantas que no está disponible en la gama de Toyota sino en la de Mazda. Porque efectivamente, este podría ser otro punto en el que el nuevo Mazda2 2023 se diferencie del Toyota Yaris.

Tan solo es una recreación del diseño que podría tener el Mazda2 2023 y, como avanzábamos, basándose en el Toyota Yaris 2020. Lo interesante será ver si, efectivamente, se basa en el vigente o en el restyling que llegue para aquel entonces. Más que por los cambios a nivel de estética, que seguro que los habrá en aquel momento, por las posibles modificaciones o evoluciones que se puedan llevar a cabo sobre el sistema híbrido que monta actualmente el Yaris.