El Opel Rocks-e es un ‘rebranding’; es decir, es el Citroën AMI, pero con algunos cambios estéticos y, por supuesto, el logotipo de Opel. Pero mantiene sus cotas y todas sus características técnicas intactas al cien por cien. Sigue siendo un pequeño coche eléctrico pensado para la ciudad y que está homologado como cuadriciclo ligero; es decir, que se puede conducir desde los 16 años y con la licencia AM, no hace falta el carnet de conducir –el permiso B-.

Este pequeño coche eléctrico mide tan solo 2,41 metros de largo, lo que hace que sea un coche perfecto para la ciudad porque es fácil maniobrar con él, es ágil en cualquier circunstancia y es muy fácil de aparcar en espacios reducidos. Es un coche que no cuenta con elementos clave como aire acondicionado o calefacción, y tampoco tiene airbag, pero sí que cuenta con cinturones de seguridad. Está homologado para dos pasajeros, para lo que tiene dos asientos, y su sistema multimedia es tu propio teléfono inteligente. Para eso tiene incorporados un soporte de plástico y un altavoz bluetooth, pero no un sistema de sonido convencional.

Características clave del Opel Rocks-e

Cuenta con un único motor de 6 kW, que son aproximadamente 8 CV, y una batería de 5,5 kWh de iones de litio. Con esto, el Opel Rocks-e puede ofrecer una autonomía de 75 km. Su velocidad máxima está limitada a 45 km/h. Es un ‘coche’ de diseño bastante singular, porque es igual por delante que por detrás. Solo se puede diferenciar por el color de sus ópticas y tiene las puertas asimétricas. Esto quiere decir que una puerta se abre hacia delante y la otra hacia detrás. Todo este diseño está pensado para que sea más barato de fabricar y también sea más económico reparar.

Para la carga solo requiere de 3,5 horas para pasar del 0% de batería al 10%. Además, se conecta con un enchufe convencional que está integrado en el propio coche, como ocurre en una aspiradora, y que es extraíble. Tiene una longitud de 3 metros. La diferencia principal con respecto al Citroën AMI está en que el Opel Rocks-e tiene algunos colores alternativos para su interior y también para el exterior, además de que el logotipo, como es evidente, es el de Opel. Sin embargo, el equipamiento y las calidades son exactamente iguales tanto en un modelo como en el otro.

El Opel Rocks-e se venderá en Alemania desde el otoño de 2021, pero no está confirmado para España. Si se comercializase aquí, lo normal sería que su precio sea idéntico al precio del Citroën AMI; es decir, un precio base de 7.200 euros sin ayudas. Todas las versiones son idénticas a nivel técnico, solo se diferencias por pequeños detalles estéticos adicionales, pero que suponen ligeros incrementos en el precio del coche.

Fotos del Opel Rocks-e