El Audi SQ2 es una realidad cercana. Y aunque no sabemos todavía cuál será su fecha oficial de presentación (es más que probable que sea mostrado en el Salón de París de finales de este año), lo cierto es que en más de una ocasión ya lo hemos cazado en fotos e incluso sabemos más o menos cuál será el aspecto que tendrá. Pero aunque este SUV deportivo es una golosina: qué tal un Skoda Kodiaq RS con similar planteamiento. Atentos.

Vayamos por partes. En primer lugar hablemos del Audi SQ2. Aunque en estas fotos espía que han tomado nuestros compañeros, bien es cierto que parece que estamos ante un Audi Q2 convencional, lo cierto es que elementos como los frenos más grandes o la cuádruple salida posterior de escape denotan que no estamos ante un modelo normal.

De momento no han querido desvelar cómo será su aspecto exterior definitivo que, seguramente, vendrá caracterizado por unas defensas más agresivas y deportivas, unas llantas de mayor diámetro y una altura de la suspensión convenientemente rebajada además de suspensiones y muelles de tarado diferente.

En cuanto al propulsor, se rumorea que este puede ser el del Audi S3 trasplantando directamente al pecho del Audi SQ2, lo que supondría que el 2.0 litros le proporcionaría 292 cv y 280 Nm de par transmitidos al asfalto por la tracción a las cuatro ruedas Quattro de la marca alemana.

Skodia Karoq RS: una posibilidad muy real

Además de cazar al Audi SQ2, nuestros espías nos desvelaban que junto a él circulaban varios prototipos del Skoda Karoq, los cuales podrían ser mulas de pruebas de una versión vitaminada que daría vida a un futuro Skodia Karoq RS.

Los acabados RS del fabricante checo han tenido mucho éxito en los últimos años y es más que seguro que el mercado aceptase de buen grado una versión más deportivas de su nuevo SUV. Queda por saber si sería un vehículo deportivo convencional o, por el contrario, añadiría algún sistema de hibridación tal y como ya os hemos contado en Test Coches.