Consumer Reports es el organismo de consumo americano, algo así como la Oficina de Consumo en España. Y al igual que aquí, se dedican a hacer pruebas e informes de forma independiente para informar tanto a sus socios como al resto de personas sobre los productos. Ya hace algunos meses habían puesto a prueba el Tesla Model 3 y ahora, tras volver a analizarlo en profundidad en el vídeo que os traemos, concluyen que al fabricante de Palo Alto todavía le quedan por pulir detalles en su tercer automóvil eléctrico.

Respecto a la primera revisión que hicieron del Tesla Model 3, Consumer Reports reconoce que ha habido mejoras a medida que el fabricante americano ha ido puliendo detalles en su sedán eléctrico. Por ejemplo, las críticas a su escasa capacidad de frenado, que fue reparado mediante una actualización OTA (a través de la conexión a Internet del coche, sin necesidad de pasar por el concesionario) así como algunos ruidos aerodinámicos también solucionados a posteriori.

Luces y sombras con el Tesla Model 3

Dejando a un lado la calidad interior ya que difiere bastante lo que estamos acostumbrados a ver en Europa y lo que se comercializa en Estados Unidos (aunque la brecha entre ambos cada vez es menor), Consumer Reports valora el Tesla Model 3 con luces y sombras tras su prueba.

Para empezar, los puntos negativos son varios. En primer lugar, el tarado de la suspensión que para ellos es demasiado dura y seca. Claro que también hay que ver los estándares que tienen los americanos en cuanto a la suspensión de serie en sus vehículos, debido en gran parte a que suele primar el confort sobre las prestaciones dado que sus carreteras son extremadamente rectas y por lo tanto, no necesitan un tarado firme.

Otro punto negativo es el asiento trasero, el cual describen como demasiado incómodo y, por supuesto, la pantalla central que la consideran una distracción más que una ayuda mientras vamos conduciendo ya que obliga a apartar la vista de la carretera.

Por otro lado reconocen varios aspectos positivos. Uno de ellos por ejemplo es la precisión de su dirección aunque posiblemente a ello ayude el propio tarado de la suspensión, algo estrechamente relacionado. También elogian la autonomía ya que ellos han conseguido superar, en un recorrido normal, la autonomía teórica declarada.

Lo cierto es que si los aspectos negativos son sólo esos, tan mal no parece que lo hayan hecho, ¿verdad?