La batería de tu coche es un componente fundamental, aunque tu vehículo sea diésel o gasolina. Entre otras cosas, es el componente crítico para el arranque del motor. Así que, para evitar que tu coche tenga problemas –aunque lo puedes arrancar si batería, deberías conocer estos cinco síntomas de que la batería de tu coche está a punto de morir y, por lo tanto, que si los detectas deberías ir pensando en cambiar la batería cuanto antes.

Cuando la batería del coche está deteriorada por algún motivo, empieza a fallar y nuestro coche empieza a dar algunos síntomas de que la batería tiene que ser reemplazada. Y son los que te vamos a contar en este artículo para que, cuando los detectes, cambies la batería y no tengas que sufrir problemas más importantes. Como, por ejemplo, como ya te comentábamos, que tengas que buscar la manera de arrancar sin batería porque ya no tiene potencia suficiente para el arranque del motor.

Síntomas de una batería de coches a punto de morir ¿qué señales puedes notar?

Cuando la batería de un coche no está en buen estado, notarás que los sistemas eléctricos fallan. Es decir, que no funcionan correctamente el cierre centralizado o las ventanillas, así como la apertura del maletero o incluso el sistema multimedia. Si la batería no está entregando la energía de forma correcta, o no tiene la suficiente potencia, todos estos sistemas ‘accesorios’ del vehículo van a tener problemas de funcionamiento, o incluso dejarán de funcionar en tu vehículo.

Uno de los síntomas más habituales, no obstante, está en los problemas de arranque. Que se pueden manifestar con dificultades para encender el motor del vehículo, o con anomalías en el funcionamiento del Start & Stop; es decir, ese sistema que de forma automática apaga el motor y lo vuelve a encender en semáforos y en paradas como un STOP. Si la batería está suficientemente deteriorada, como avanzábamos, es posible que el coche ni siquiera llegue a arrancar.

En vehículos con transmisión automática, cuando la batería está empezando a tener fallos, es posible que ni siquiera podamos cambiar de la «P» –de Park, para el aparcamiento-. Esto, no obstante, debería ser posible que pase únicamente en los que tienen una palanca de cambio electrónica, que son los automáticos más modernos. En el resto, este síntoma no debería darse porque no hay dependencia del sistema eléctrico para el funcionamiento de la transmisión.

El cuarto síntoma que podemos notar, y en este caso únicamente para los vehículos con alarma, son las activaciones espontáneas de la alarma. Cuando la batería del coche está débil es posible que la alarma se encienda de forma aleatoria y, evidentemente, sin que le hayamos dado al correspondiente botón o alguien haya tocado el vehículo. Si esto ocurre, es posible que tengamos ante nosotros un síntoma de que, efectivamente, la batería del coche está empezando a fallar y deberíamos sustituirla por una nueva.

Y otro fallo muy típico es que se enciendan luces en el cuadro de instrumentos del coche. Puede darse al mismo tiempo que el fallo de diversos componentes y, de nuevo, este puede ser un síntoma de que la batería no está en correcto estado.

¿Qué hago si mi batería está empezando a fallar y tengo alguno de estos síntomas?

Lo que deberías hacer es tan sencillo como comprobar qué batería usa tu coche, abriendo el capó y revisándola, y sustituirla por una nueva. Si no sabes cómo hacerlo, aunque es una tarea de mantenimiento realmente sencilla, puedes acudir a un taller para que lo hagan allí. No obstante, si vas a ir al taller por este tipo de problemas, lo mejor es que aproveches y allí le hagan el correspondiente chequeo del sistema eléctrico para asegurarse de que se trata de un problema únicamente de la batería.