¿Qué pasa si no pagas una multa de tráfico? Puede ser que se te haya olvidado, o que hayas decidido no pagarla, pero el resultado será exactamente el mismo: la Agencia Tributaria será la que se encargue de conseguir que realices el pago. Primero te notificarán que debes pagar la multa, con un incremento del 10% en el importe y un plazo adicional, y después se procederá al embargo si sigues sin pagar la multa de tráfico.

Cuando los organismos competentes ponen una multa de tráfico, lo siguiente es emitir la notificación al infractor. El tiempo que tardará en llegar la multa es variable, pero en poco tiempo tendremos en casa la correspondiente notificación de multa y, desde entonces, arranca el plazo de 20 días para poder abonar el importe que se nos indica con una bonificación por pronto pago del 50% sobre el importe. Es decir, que inicialmente tenemos 20 días de plazo para pagar la multa, digamos, a la mitad de importe. Esto está pensado para que se nos quiten las ganas de recurrir la multa. A partir de ahí tendremos un plazo adicional de 45 días. Una vez pasado este plazo ¿qué pasa si no pagas una multa de tráfico?

Qué pasa si no pagas una multa de Tráfico

Como avanzábamos dispones de 20 días para pagarla con la bonificación por pronto pago, y después dispondrás de otros 45 días adicionales. Si pasan estos dos plazos, entonces dejará de ser la DGT la que reclame el pago y será la Agencia Tributaria la que se encargue de tratar de conseguir que abones el pago de la correspondiente multa. Ahora bien, desde el momento en el que la Agencia Tributaria sea la que tome el testigo, se abrirá un nuevo plazo adicional que llegará a través de una notificación –ahora de Hacienda, claro- y esta vez se requerirá un importe un 10% adicional.

Cuando se acabe ese plazo, de nuevo llegará otra notificación en la que se nos dará un nuevo plazo adicional, pero se volverá a incrementar un 20% el importe de la multa. Y cuando termine este nuevo plazo ¿qué pasa si no pagas una multa? Lo que va a ocurrir es que recibiremos una notificación de diligencia de embargo y que, por lo tanto, la Agencia Tributaria buscará cobrar la multa automáticamente del saldo de nuestra cuenta bancaria. Si no pudiera, entonces podría recurrir a créditos y títulos convertibles en dinero, podría tirar de nuestro sueldo o de nuestra hipoteca.

Así que lo que ocurre si no pagas una multa de tráfico en el tiempo que corresponde es que nos acabará saliendo más caro que si atendemos el pago con bonificación por pronto pago en los primeros 20 días –que sería un importe un 50% inferior- y que, siempre que tengamos algo a lo que la Agencia Tributaria se pueda agarrar, acabaremos pagando. Pagaremos la multa más tarde, pero la pagaremos y además con un importante recargo frente al importe original de nuestra multa de tráfico.