En ocasiones, una avería de la válvula EGR se puede resolver con algo tan fácil como es una limpieza. Se puede hacer a mano con un trapo o un cepillo, y junto a un producto quitagrasas, pero lo más recomendable es utilizar una máquina de ultrasonidos. No solo tarda mucho menos tiempo, y requiere de cero esfuerzo, sino que además será la forma de garantizar que quede perfecta. Pero en casos más graves ¿cuánto cuesta reparar o cambiar la válvula EGR?

Cuánto cuesta reparar la válvula EGR

Salvo que seamos unos manitas de la mecánica, lo normal será que vayamos a reparar la válvula EGR a un taller. Y depende de qué coche tengamos, será más o menos difícil acceder a ella, y por tanto se nos cobrará un mayor o un menor importe en concepto de mano de obra. Sea como fuere, el precio de reparar una válvula EGR va a estar en torno a los 100 euros ó 300 euros, en esa horquilla. Pero tal y como avanzábamos, no todas las averías de la válvula EGR se pueden reparar, sino que en algunos casos más graves es posible que tengamos que sustituir o cambiar la pieza. Y la duda aquí es ¿qué precio tiene una válvula EGR?

Cuánto cuesta una válvula EGR – El precio de una válvula EGR

El precio de la válvula EGR, por sí sola, arranca en 150 euros y puede llegar a superar los 300 euros. ¿De qué dependen estos precios de la válvula EGR? De que pueden ser más sencillas, de accionamiento neumático en modelos generalistas, o bien pueden ser con control electrónico –por ejemplo- que son bastante más complejas y caras. Es decir, que el precio de la válvula EGR depende de nuestra marca y modelo, e incluso de la configuración mecánica de nuestro coche.

Ahora bien, eso sería únicamente el precio de la válvula EGR. Además de este precio tenemos que considerar, de nuevo, la mano de obra que nos van a cobrar por retirar la EGR averiada y colocar una nueva que la sustituya. Lo mínimo que nos van a cobrar, en total, va a estar en torno a los 300 euros. Y esto sería considerando, como comentábamos anteriormente, una válvula EGR económica que ronde los 150 euros.

Todo esto, evidentemente, nos puede salir mucho más barato si somos capaces de repararla nosotros mismos, o en los casos más extremos tenemos conocimientos suficientes como para sustituir la averiada por nosotros mismos. Una válvula EGR, comprada por nuestra cuenta, nos saldrá bastante más económica. Además, si hacemos nosotros toda la operación de mecánica, no tendríamos que pagar la mano de obra. Que, en realidad, va a ser casi lo que nos cueste más dinero en cualquiera de los casos.