La práctica conocida como el «afeitado», argot del mundo de la delincuencia, supone trucar el cuentakilómetros de un vehículo para estafar a un posible comprador. Hoy os enseñamos cómo saber los kilómetros reales de un coche.

Acude a la Dirección General de Tráfico

Esto deberías hacerlo al adquirir cualquier vehículo de segunda mano. Aunque en este caso tiene aún más sentido. Por unos 8 euros, puedes conseguir un informe del vehículo. En él, aparece el kilometraje de la última ITV y sí tuviera cargas también aparecería.

Si quieras un informe mucho más completo, la empresa americana Carfax, nos proporciona por 9,99 euros un informe mucho más detallado. En él, puedes ver si el vehículo ha sido usado de manera comercial, los informes de los mantenimientos, si ha sido robado alguna vez, etc.

Revisa la documentación del vehículo

Si tuvieras problemas para acceder a ella, directamente rechaza al vendedor. La tarjeta de inspección técnica es muy útil. Una vez el vehículo comienza a pasar la ITV, la tarjeta debe aparecer sellada, deberían aparecer los kilómetros y deberían de ser una muestra clara para cerciorarte de ello.

Otro aspecto a remarcar es el estado de esta documentación. Si tuviera signos de haber sido manipulada o la vieras en mal estado, desconfía, puede ser de otro vehículo o estar falsificada. Muy importante comprobar si de verdad es la original.

Acude a tu mecánico de confianza

Por muchos conocimientos que tengas sobre mecánica, nadie como tu mecánico de confianza para cerciorarte del estado del vehículo. Un vehículo con pocos kilómetros que mecánicamente esté desgastado, es un signo claro de que pueden haber trucado su cuentakilómetros.

Además, tu mecánico podrá informarte del estado general del vehículo, aspectos como los frenos, los neumáticos, etc. Incluso puede comentarte por el estado de la chapa si ha tenido un accidente o si ha sido manipulado.

La tecnología te quita cualquier duda

Si todas las pruebas anteriores no te convencen o simplemente sospechas, te recomendamos que no adquieras el vehículo. De hecho, si el vendedor se negase a alguna de estas acciones, directamente descártalo.

Por último, la conexión OBD del vehículo es la única que puede decirte con certeza los kilómetros del mismo. En un taller con la máquina electrónica correspondiente te realizarán este servicio por un coste no muy alto. Merece la pena si estás empeñado en adquirir dicho vehículo, aunque todos los pasos anteriores creemos que deberían ser suficientes para saber cuántos kilómetros reales tiene un coche.