Sí o sí, en algún momento habrás oído hablar del motor bóxer; lo montan marcas como Porsche, en algunos de sus modelos o Subaru, en todos ellos. A grandes rasgos, el bóxer es una de las varias configuraciones de motor que existen, como también están los motores en V y los motores en línea. Pero ¿qué diferencia al motor bóxer del resto?

Tiempo atrás explicamos cómo funciona el motor rotativo y sus particularidades, y esta vez ahondamos en otra configuración de motor interesante. Pero antes, quizá te interese informarte sobre la posición del motor y tipo de tracción.

En otras configuraciones de motor el movimiento de los grupos de cilindros es alternativo; en el motor bóxer, el movimiento es simultáneo.

El motor bóxer: la joya de Subaru y Porsche ¿cómo funciona?

Aunque a día de hoy son Porsche y Subaru las que se vanaglorian de usarlo, y especialmente la segunda, el motor bóxer lo patentó en el año 1896 Karl Benz. Y este nombre, el de bóxer, no es el original. Al principio se llamó ‘contra motor’y el nombre actual tiene que ver con el movimiento de los cilindros y su similitud con el movimiento de calentamiento de un boxeador. ¿Por qué? Porque cada pareja de pistones se mueve de forma simultánea hacia el PMS o PMI, el ‘punto muerto superior’ o el ‘punto muerto inferior’.

¿Qué hay de especial en ellos? Las ventajas del motor bóxer y sus inconvenientes

Frente a un motor con los cilindros en línea, o a un motor con los cilindros en V, el motor bóxer tiene algunas ventajas. Por ejemplo, que el centro de gravedad, inferior al de otras configuraciones de motor, permite desarrollar vehículos con un peso más bajoen altura, no en cantidad- y, por lo tanto, con un mejor comportamiento dinámico. Básicamente, permiten vehículos más estables. Y esto, en modelos deportivos, es crucial.

Pero además, este tipo de motores no requieren árboles de equilibrado, como sí le hacen falta al resto. Por lo tanto, en un motor bóxer tampoco hay vibraciones por el propio movimiento de los cilindros. Al habitáculo no se le trasmiten vibraciones, así que no es necesario introducir un aislamiento excesivamente amplio, y esto también favorece en un mayor confort de marcha y un peso más reducido en el conjunto del vehículo.

Ahora bien, un bloque con configuración bóxer requiere un escape más largo, por el ángulo de rotación del cigüeñal, y también requiere un vano motor más grande porque sus dimensiones son más amplias. Perjudica así el aprovechamiento del espacio interior dando como resultado vehículos menos amplios y espaciosos. Y también necesitan un mejor lubricante por los materiales empleados para los segmentos; a esto hay que sumarle que el coste de fabricación es notablemente superior por la duplicidad de algunos de sus elementos.