Tu coche puede sufrir muchas averías, pero el precio de unas y otras puede ser muy distinto. Y en este artículo hemos reunido las averías más caras que puede sufrir tu vehículo para que estés atento, trates de evitarlas y, de ese modo, no tengas que afrontar el coste que implican. ¿Cuáles son las averías más caras de un coche? Resolvemos esta duda, el precio que pueden tener, por qué ocurren y cómo evitarlas.

En realidad, más que de las averías más caras, vamos a hablar de las reparaciones más caras que podríamos tener que afrontar con nuestro vehículo. En algunos casos, incluso, se trata de averías tan caras que ni siquiera merece la pena hacer la reparación. Llega a compensarnos más olvidarnos de ese coche y plantearnos comprar otro.

Las averías más caras de un coche ¿cuáles son y cuánto cuestan sus reparaciones?

La caja de cambios, que forma parte del sistema de transmisión del vehículo, es un componente que hace de punto medio entre el cigüeñal y las ruedas. Su trabajo consiste en entregar el par necesario para que el vehículo se mueva de manera correcta. Las averías de caja de cambios pueden ser realmente costosas, tanto que podría llegar a suponernos un desembolso de 4.500 euros en el caso de un vehículo con cambio manual, y nada menos que 7.600 euros en el caso de un automático. Es una de las averías más caras del coche.

Pero, entre las averías y reparaciones más caras de un coche, sin duda, la segunda es la culata. Este componente es la parte superior del motor de un gasolina o de un diésel –y de los híbridos, claro-. Esta pieza es la que cierra las cámaras de combustión, y reparar una avería de este componente puede hacer que la factura alcance los 3.5000 euros en adelante. Mantener el aceite y el líquido refrigerante en sus niveles óptimos es crucial para evitar este tipo de reparaciones tan costosas.

La siguiente sería la correa de distribución, que se lleva el tercer puesto en cuanto a las averías más caras que podemos tener en un coche. Si se rompe esta pieza, que sincroniza el giro del cigüeñal con el árbol de levas, tendremos que pagar en torno a los 3.000 euros. Pero además, si no es cambia en su debido momento se pueden producir averías más graves en la mecánica de nuestro vehículo y, por tanto, también más caras.

El penúltimo puesto en este ‘top 5’ es para las averías en el turbo, puesto que su reparación puede rondar los 2.900 euros. Y el último lugar le corresponde al volante motor, en tanto que sustituir esta pieza ya nos costará cerca de 2.000 euros solo por la pieza de recambio, pero además requerirá de una buena cantidad de horas de mano de obra que hará que la factura sea todavía más cara.

Para evitar las reparaciones más caras de un coche, lo fundamental es llevar un correcto mantenimiento y pasar por el taller cuando corresponda. Si escuchamos ruidos raros, por ejemplo, o si el coche echa humo de algún color extraño, entre otras cosas, será clave para que las averías se detecten tan pronto como sea posible y, de ese modo, no nos salgan tan caras.