Alfa Romeo, igual que cualquier otro fabricante del sector, va a tener que pasar por el aro de la electrificación. Y van a hacerlo, evidentemente. Su director ejecutivo Jean-Philippe Imparato, en una reciente entrevista, ha hablado sobre este importante tema y parece que la marca italiana quiere desmarcarse de lo que están mostrando el resto. Tanto es así que, en esta entrevista, ha señalado que ‘No quieren vender iPads con un coche alrededor’que es una evidente crítica a la tendencia del mercado.

Hay fabricantes que venden coches útiles, prácticos y racionales, y fabricantes que defienden un enfoque más pasional. La posición de Alfa Romeo es más bien la segunda, y así es como debería ser. Pero ahora Alfa Romeo forma parte del grupo Stellantis y tiene a Jean-Philippe Imparato al frente. Estos dos ingredientes, junto a la evolución en la presión de la normativa europea, hacen que en las filas de Alfa Romeo tengan que prepararse para un futuro distinto.

Alfa Romeo será 100% eléctrica en 2027, pero ni de lejos quieren ser como el resto de marcas

El grupo Stellantis ya ha enseñado claramente hacia dónde se dirigen. Tienen planeado el desarrollo de nuevas plataformas para la construcción de sus vehículos –un total de cuatro- y además van a invertir 33.000 millones de euros en un total de cinco gigafactorías. El grupo automovilístico tiene una potente estrategia de electrificación en la cual ya está escrito que, desde el próximo año 2022, prácticamente todas sus marcas tendrán algún modelo electrificado. Pero en lo que concierne a Alfa Romeo, específicamente, el Alfa Romeo Tonale ya será un SUV híbrido. Es importante conocer toda esta información para poner en contexto la postura que ha manifestado el directivo de Alfa Romeo.

Jean-Philippe Imparato ha señalado que tiene un ‘posicionamiento muy particular’ para su marca Alfa Romeo. Y aunque la tendencia del mercado es que todos los fabricantes vayan introduciendo en sus coches cada vez más tecnología, tanto a nivel de software como de hardware, parece que Alfa Romeo quiere llevar un camino paralelo. El directivo asegura que quieren hacer coches centrados en el conductor. Esto significa que tendrán menos pantallas que el resto o, al menos, más pequeñas. Sobre todo, el concepto clave es que esta tecnología tendrá menos protagonismo.

Ha asegurado que ‘no quieren vender un iPad con un coche alrededor, sino que quieren vender un Alfa Romeo’. Frente a otros fabricantes, que apuestan por ofrecer un producto práctico y racional, parece que Alfa Romeo pretenden mantener un ADN emocional. Tanto es así que en estas mismas declaraciones ha señalado también que quieren coches que sean capaces de transmitir emociones y que, aunque no van a tener ‘el placer que otorga el característico sonido del motor de combustión’, seguirán haciendo coches que se disfruten al volante.