Malas noticias para el mercado de coches nuevos, que durante el pasado mes vio cómo las ventas a particulares se resentían del Plan PIVE y ahora, en noviembre, experimenta una subida media del precio en los vehículos a estrenar. Durante este mes de noviembre, concretamente, tenemos unos precios 288 euros más altos de media, y de nuevo con los segmentos más pequeños como protagonistas del cambio.

Habiendo marcado septiembre el mes más bajo por el precio de los coches nuevos durante el año, en octubre subía la media ligeramente y ahora, en noviembre, volvemos a valores de comienzos de año. Enero y febrero fueron ‘los meses más caros’, y durante el mes de noviembre volvemos a valores poco inferiores al mes de marzo.

¿Qué marcas han bajado sus precios en noviembre de 2016?

Abarth: 0 euros.
Alfa Romeo: + 500 euros.
Audi: – 1.200 euros.
BMW: + 600 euros.
Citroën: – 300 euros.
Dacia: – 100 euros.
DS: – 200 euros.
Fiat: + 1.500 euros.
Ford: –  100 euros.
Honda: 0 euros.
Hyundai: + 400 euros.
Infiniti: + 200 euros.
Jeep: 0 euros.
KIA: 0 euros.
Lancia: 0 euros.
Land Rover: 0 euros.
Lexus: + 1.900 euros.
Mazda: 0 euros.
Mercedes: + 100 euros.
MINI: 0 euros.
Mitsubishi: – 300 euros.
Nissan: – 200 euros.
Opel: 0 euros.
Peugeot: 0 euros.
Renault: – 400 euros.
SEAT: – 200 euros.
Skoda: 0 euros.
Smart: 0 euros.
SsangYong: 0 euros.
Subaru: 0 euros.
Suzuki: + 100 euros.
Toyota: 0 euros.
Volkswagen: 0 euros.
Volvo: + 800 euros.

Como se puede apreciar en los datos anteriores, un resumen del informe de Coches.com, la mayoría de fabricantes –o concesionarios, más bien- han mantenido sus precios respecto al mes pasado. Sin embargo, Fiat ha subido la media de forma notable y también Volvo o Lexus han provocado que la foto fija del mercado se vea penalizada de una forma destacable. Audi ha bajado sus precios también de una forma reseñable, y firmas como SsangYong se han congelado tras las bajas cifras de ventas de coches nuevos durante el pasado mes.

¿Bajarán los precios de los coches nuevos?

El horizonte que se plantea es positivo por la campaña navideña, que suele dejar precios más bajos de forma temporal, pero al mismo tiempo tenemos una próxima subida de impuestos que afectará de forma negativa a los diésel. Por lo tanto, lo más probable es que se sigan notando los efectos del fin del Plan PIVE durante los próximos meses, y desde hace ya varias semanas el sector está ‘pidiendo a gritos’ nuevas ayudas que incentiven la renovación del anticuado parque móvil del país.