El Skoda Kodiaq es el primer SUV de la marca y ha sido complicado llevar el ADN de la misma a este formato, en lo que se ha estado trabajando durante cuatro años. Cómo no, la firma ha destacado de él la habitabilidad y practicidad, en una sólida apuesta por el concepto Simply Clever que caracteriza a todos sus modelos. Un diseño que representa el ADN de Skoda, pero lo lleva a un nuevo nivel portando, además, la vanguardia tecnológica del sello.

El nuevo Skoda Kodiaq se mantiene en los 4,7 metros de longitud pero apostando por la máxima habitabilidad de su segmento. Así, aunque es un modelo relativamente compacto, no renuncia a las 7 plazas y un maletero de 720 litros, aunque ampliable hasta los 2.065 litros de capacidad si abatimos los asientos. Este es uno de los puntos clave, sin duda, pero también su diseño emocional que toma la esencia del fabricante y la transporta al segmento de mayor crecimiento, en un importante salto hacia nuevos mercados y perfiles de cliente.

SKODA KODIAQ 2017

El nuevo Skoda Kodiaq destaca en su segmento por varios motivos

Skoda ha desarrollado el nuevo Kodiaq planteándose destacar en el segmento. Y lo han conseguido gracias a una habitabilidad superior, así como una fuerte apuesta por la tecnología más puntera. De esta manera, el Kodiaq introduce sistemas de asistencia a la conducción propios de segmentos superiores, como la cámara de visión de 360 grados y otros asistentes como la alerta activa de cambio de carril involuntario.

Siguiendo con la tecnología, se estrena el sistema Skoda Connect para el control de funciones clave desde el teléfono inteligente, en relación con su mantenimiento y mecánica. Respecto a este último punto, lo encontramos con cinco motores diferentes y tres transmisiones: manual de seis velocidades, y automática de doble embrague DSG con seis o siete velocidades. Por supuesto, lo hay con tracción integral como opción.

SKODA KODIAQ 2017

Cinco motores para el Skoda Kodiaq

En la gama de motores, con opciones de 1.4 y 2.0 litros de cubicaje, la potencia mínima parte desde los 125 CV y el de mayores prestaciones se sitúa en los 190 CV. La gama de motores se beneficia de inyección directa y turboalimentación, lo que junto al sistema Start&Stop y la recuperación en frenada permiten que los consumos sean notablemente reducidos.

Las versiones gasolina son un 1.4 TSI de 125 CV con u par máximo de 200 Nm y un consumo homologado de 6 l/100 km. Por encima, el 2.0 TSI desarrolla 150 CV de potencia con un par máximo de 250 Nm y gracias al sistema Active Cylinder Technology permite ahorrar combustible en situaciones de exigencia menor. Tenemos otro 2.0 TSI por encima, con 180 CV de potencia y 320 Nm. Y en cuanto a los diésel, el 2.0 TDI de 150 CV y 340 Nm marca la opción de acceso, mientras que hay una segunda opción con 190 CV y 400 NmEl de menores prestaciones, consume únicamente 5,3 l/100 km según homologación.