Empecemos por el principio, porque de base todos los conductores solemos caer en el mismo error: la Guardia Civil no pone multas. En realidad, quien pone la multa es la autoridad superior, y esta es precisamente la clave para resolver una de las dudas más típicas de los conductores: ¿puede un Policía ponerme una multa? Hablamos, evidentemente, de cuestiones relativas al tráfico.

¿Quién pone las multas de tráfico? ¿La Guardia Civil?

La competencia para sancionar una infracción de tráfico es únicamente del Delegado del Gobierno si nos ceñimos al ámbito de una provincia, aunque es también competencia del Delegado del Gobierno de la Comunidad Autónoma, o del Subdelegado del Gobierno de la provincia, en caso de que la infracción tenga lugar en más de una provincia. Y sin embargo, estas competencias se pueden delegar en las Jefaturas Provinciales de Tráfico, que es la autoridad que con mayor frecuencia se encarga de estas tareas, a pesar de que incluso el alcalde tiene competencia para ello, únicamente en las vías urbanas.

Ni la Guardia Civil ni la Policía ponen multas

Tal y como lo entendemos, sí, ambos cuerpos de seguridad pueden hacerlo. Pero la cuestión es que, en realidad, lo que la Policía o la Guardia Civil hacen, es un procedimiento administrativo sancionador. Es decir, lo que los cuerpos de seguridad nos entregan, y pueden hacerlo tanto la Policía y la Guardia Civil, es una denuncia. Pero, entonces, ¿por qué es la Guardia Civil la que se dedica a ello?

Aunque cualquiera puede poner una denuncia contra hechos que constituyan una infracción de la Ley de Seguridad Vial, tan solo los miembros de la Guardia Civil y Agentes dedicados a la Vigilancia del Tráfico están obligados a denunciar este tipo de prácticas contra la ley.

A modo de resumen, cualquiera puede formular una denuncia de este tipo, pero para la Guardia Civil es obligación. Y si cualquier otra persona quisiera hacer la denuncia correspondiente debería incluir, para que sea una denuncia válida, la identificación completa del vehículo y del conductor, así como la relación con los hechos. En el caso de un agente, además se debe incluir su propia identificación. Así que la respuesta es sí, la Policía sí te puede poner una multa de tráfico.