El ciclo de homologación de consumos actual ha permitido a los fabricantes vender sus coches con unos valores de consumo notablemente inferiores a las cifras reales. La diferencia entre lo que la homologación dice que consumen, y lo que realmente consumen, no es una normal uniforme entre todas las marcas, sino que se acentúa más en determinados modelos y casas, y el Grupo PSA ha sido señalado por algunos informes como el caso más grave de esta brecha.

Efectivamente, los coches consumen mucho más de lo que prometen, y lo demuestra una gráfica comparativa entre el ciclo NEDC para la homologación y una auditoría externa a la que el Grupo PSA se ha sometido anticipando los cambios que llegarán con el protocolo RDE. Según el próximo ciclo de homologación WLTC, los valores de consumos medios se ajustarán más a la realidad, y la auditoría de Bureau Veritas sobre algunos modelos de Citroën y Peugeot ha tratado de acercarse a estos próximos valores que veremos en la homologación de nuevos modelos.

consumo combustible peugeot citroen psa

En esta auditoría se han puesto a prueba los consumos de varios modelos, aunque todos ellos con el motor 1.6 BlueHDi Euro 6 de 120 caballos de potencia, con transmisión manual de seis velocidades y el sistema Stop&Start. La clave de todo el asunto, sin embargo, es que la prueba de consumos reales se lleva a cabo en carretera real, y no sobre rodillos dentro del ‘laboratorio’, que es precisamente por lo que se notan las mayores diferencias.

Según la homologación actual, el Peugeot 308 Allure tiene un consumo homologado de 3,8 l/100 km y esta auditoría dice que alcanza los 5,0 l/100 km, lo que significa que PSA cuenta con una brecha de más del 30% de diferencia en su favor, algo realmente grave. Pero en los otros dos modelos probados, el Citroën C4 Grand Picasso Exclusive y el DS 3 So Chic, las diferencias son del 40% y 36,1% respectivamente. El primero de ellos, homologado con 4,0 l/100 km y un consumo real que se dispara hasta los 5,6 l/100km. Y el segundo, el DS 3 So Chic, con un consumo homologado de 3,6 l/100km, pero de 4,9 l/100km según estos nuevos valores, mucho más cercanos a la realidad.